El gestor de espacio de oficinas compartido WeWork Co busca conseguir entre 3,000 y 4,000 millones de dólares en deuda antes de hacerse pública, dijo una persona conocedora del asunto este domingo, en una iniciativa diseñada para animar la confianza del inversionista en la compañía.

WeWork pierde dinero y se ha enfrentado a dudas sobre la sostenibilidad de su modelo de negocio. Una oferta sustancial de deuda podría permitirle presentarse ante inversionistas potenciales en una oferta pública inicial (OPI) como una firma con financiación suficiente para aspirar a ser rentable.

El dinero logrado a través de la oferta de deuda, que estará separado de los fondos que recibiría WeWork en una OPI, podría llegar hasta los 10,000 millones de dólares en los próximos años, indicó la fuente.

WeWork se ha reunido con los presidentes ejecutivos de los bancos de inversión Goldman Sachs y JPMorgan Chase & Co para discutir la oferta de deuda, dijo la fuente, precisando que aún no hay certidumbre sobre si llegará a materializarse la oferta.

Portavoces de WeWork y JPMorgan declinaron hacer comentarios. Un representante de Goldman Sachs no respondió de inmediato a una solicitud de comentario.

El diario The Wall Street Journal reportó con anterioridad sobre la potencial oferta de deuda.

WeWork, que fue renombrado este año como The We Company, ha presentado ya los documentos para la OPI. La iniciativa podría tener una fría recepción tras los problemas de Lyft Inc y el decepcionante debut de Uber Technologies Inc.

The We Company dijo en mayo que sus pérdidas se redujeron levemente en el primer trimestre frente al año anterior, hasta los 264 millones de dólares.

La firma fue valorada recientemente en 47.000 millones de dólares en una ronda de recaudación de fondos privada y recibió el apoyo de algunos de los mayores inversores mundiales, como la japonesa SoftBank.