La Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) destacó la urgencia de una política industrial que enfrente, con una estrategia coherente e integral, los cambios de la realidad económica mundial y los desafíos propios de la agenda nacional de desarrollo económico y social.

Tal estrategia debe aplicarse desde el inicio de esta administración para crear las condiciones y avanzar hacia niveles de desarrollo similares a los de los principales socios comerciales.

El objetivo, continúa la Canacintra, es constituir una estabilidad económica duradera y generar riqueza, empleo e ingresos, así como ampliar las oportunidades al alcance de la población y apuntalar la cohesión social y política de México.

Además de acelerar la transformación y modernización del aparato productivo, expuso el organismo a través de su Sinopsis Económica Semanal .

Señala que para ello es importante la conformación de un sector industrial más integrado e interactivo que incentive una mayor participación de los agentes económicos nacionales en la dinámica productiva.

A su vez, la configuración de un sistema basado en la mejoría permanente de la productividad, la innovación, la calidad y la competitividad.

La Canacintra destaca también la necesidad de crear medidas microeconómicas que promuevan el crecimiento y, sobre todo, estimulen la gestación de procesos endógenos de productividad y competitividad.

Para la cúpula industrial, es vital una estrategia integral que parta de una visión amplia sobre el futuro de la economía y que concibe de una manera nueva y positiva las relaciones entre los sectores público y privado.

En este sentido, detalla, la política industrial debe promover el desarrollo de un tejido productivo tecnológicamente avanzado, además de un fuerte grado de integración, de alta competitividad internacional, portador de dinamismo económico de largo plazo y generador de empleos remuneradores.

Expuso que la ausencia de políticas sectoriales de producción y abastecimiento de insumos y el alto grado de apertura comercial mantenido por la economía mexicana en los últimos 25 años, produjo un crecimiento de las importaciones tan intenso como el de las exportaciones.

Eso provocó una significativa reducción de los grados de integración nacional del producto industrial. Por eso, añade el organismo, para aprovechar el potencial de mercado y ponerlo al alcance de las empresas locales, es necesario una estrategia explicita y activa en la que participen, tanto el gobierno como la iniciativa privada.

MIF