Madrid se convierte desde este viernes en una de las primeras ciudades europeas en las que Uber ofrece taxis y vehículos de transporte con conductor (VTC) en un mismo servicio.

Taxi y Uber dejarán de ser dos términos contrapuestos desde hoy. La aplicación estadounidense incorpora desde hoy la posibilidad de contratar trayectos de taxi en Madrid, para lo que cuenta con 50 vehículos. Es una fórmula en la que ya trabaja Cabify con discreto éxito y que forma parte de la nueva tendencia en el mundo de la movilidad, consistente en sumar el mayor número de opciones.

Uber da un gran paso adelante hacia la integración del taxi en su plataforma al ofrecer a los taxistas acceso al servicio más popular, UberX", aseguró la plataforma.

Por su parte, la patronal del taxi Fedetaxi considera una "victoria" del sector el hecho de que Uber integre a este tipo de vehículos en su aplicación, al considerar que "prueba que el modelo de los vehículos de alquiler con conductor (VTC) no ha sido rentable para estas plataformas pese a su competencia desleal y el incumplimiento de la normativa", según un comunicado enviado por la organización.

Madrid se convierte desde hoy en una de las primeras ciudades europeas en las que Uber ofrece taxis y vehículos de transporte con conductor (VTC) en un mismo servicio. Es así, explica la compañía estadounidense, gracias al nuevo reglamento del taxi de la Comunidad de Madrid, que permite a este sector ofrecer precios cerrados.

La regulación madrileña es, junto a las de Finlandia y Noruega, "pionera" en Europa, afirmó Uber, defensora de los servicios de precontratación. La empresa dice haber mantenido conversaciones con la Comunidad de Madrid y definido la fórmula que le permitirá operar el servicio de taxis. En la ciudad, Uber ya ofrece los patinetes de Jump, además de modalidades de VTC como UberX, Uber Black, Uber Comfort y Uber Van.

Estreno con 50 taxis

Uber se estrenará con 50 taxistas pertenecientes a la asociación Ciudad del Taxi. Quiere atraer a más taxistas y, para ello, les ofrece el mismo seguro de Axa que cubre a los conductores de VTC y que permite, por ejemplo, disponer de permisos de paternidad. También intentará convencerlos con una tecnología que, según asegura, mejorará los índices de ocupación y permitirá a los taxistas disfrutar de herramientas de predicción de demanda.

Cabify lleva ventaja a Uber en su acercamiento a los taxistas. Este verano, abrió su plataforma a este colectivo en Santander, Valencia y Madrid. Ya tiene 200 taxistas en Madrid y ampliará el servicio a Barcelona en los próximos meses.

La cifra es pequeña para una ciudad con casi 16,000 licencias de taxi y una conflictiva convivencia con el VTC, que suma 8,000 permisos.

Sin embargo, la nueva batalla por el MaaS (Mobility as a Service) se libra en todos los frentes. Desde FreeNow (antigua MyTaxi) a Renfe, pasando por Alsa o la israelí Moovit, las empresas compiten por ofrecer el mayor número posible de opciones de movilidad en sus aplicaciones.

erp