Ginebra.- China fue el principal destino mundial de inversión extranjera en los primeros seis meses de 2012, superando a Estados Unidos por primera vez desde 2003, mientras que en América Latina y el Caribe aumentaron 8.0%, informó hoy la UNCTAD.

La Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) reveló que, por primera vez, la inversión extranjera en las economías en desarrollo coincide con el flujo de inversión extranjera directa (IED) hacia los países desarrollados.

En los primeros seis meses del año, China atrajo 59,100 millones de dólares en inversión extranjera, mientras que Estados Unidos atrajo a 57,400 millones dólares.

Sin embargo, la UNCTAD prevé que la IED en Estados Unidos aumente en el segundo semestre de este año.

En tercer lugar se ubicó Hong Kong con 40,800 millones de dólares, le siguieron Francia (34 mil 700 millones), Reino Unido (30 mil 800 millones) y Brasil (29 mil 700 millones).

Además de Singapur (27 mil 400 millones de dólares), Canadá (24 mil 500 millones) y Australia (23 mil 500 millones).

INVERSIÓN EN AMÉRICA LATINA

Las entradas de IED hacia América Latina y el Caribe aumentaron 8.0% en el primer semestre de 2012, comparado con el mismo periodo de 2011.

Esa cifra se dio como resultado del aumento de las inversiones en América del Sur (11%) y el Caribe (14%) compensando así una disminución del 14% en América Central.

El crecimiento de la IED en América del Sur se debe en especial al aumento de fuertes inversiones en Chile, Colombia, Perú y Argentina. Los flujos hacia Brasil se redujeron 9.0 por ciento, aunque se mantuvieron en un nivel alto.

Los centros financieros extraterritoriales fueron los principales motores de crecimiento de la IED en el Caribe, mientras que la disminución de 19% de los flujos de IED hacia México explican en gran medida la caída de IED en América Central.

La IED siguió siendo atraída hacia América del Sur por la dotación de recursos naturales, el crecimiento económico y altos diferenciales de tipos de interés (que aumentan el monto de las utilidades reinvertidas y préstamos entre compañías -dos de los tres componentes de los flujos de IED).

A nivel global el informe de UNCTAD reveló que el flujo de IED llegó a los 668,000 millones de dólares, un descenso de 8.0% en la primera mitad del año comparado con el mismo periodo de 2011 debido a los reveses de la recuperación económica sufridos de mayo a agosto de 2012.

El director de la División de Inversiones de la UNCTAD, James Zhan, dijo en rueda de prensa en Ginebras que esto se debe en gran medida a un descenso en los ingresos de 61,000 millones de dólares en Estados Unidos.

Y a una caída de 23,000 millones de dólares en las inversiones extranjeras en las economías emergentes de Brasil, Rusia, India y China, conocidos como BRICS, agregó.

Asimismo, la caída tiene relación con los fuertes retrocesos de las inversiones en proyectos nuevos (60% menos que en el primer semestre de 2011) y de las fusiones y adquisiciones transfronterizas (40% menos).

MENOS INVERSIÓN EN 2012

En comparación con las previsiones del año completo de los flujos de IED publicadas en julio pasado, en el mejor de los casos, el nivel de cierre en 2012 estará ligeramente por debajo de los 1,600 millones, pronosticó.

La recuperación lenta y desigual de la economía mundial, la débil demanda global y los riesgos elevados relacionados con cambios en las políticas regulatorias continúan reforzando la política de "esperar y ver" de empresas trasnacionales hacia la inversión en el extranjero.

Las proyecciones de UNCTAD siguen mostrando un moderado aumento a largo plazo.

Sin embargo, Zhan advirtió que el riesgo de nuevos choques macroeconómicos en 2013 puede afectar los flujos de IED.

"La inversión lidera el crecimiento económico, pero las tendencias actuales de los flujos de inversión hacia los países en desarrollo, particularmente en Asia, son preocupantes , advirtió el secretario general de la UNCTAD, Supachai Panitchpakdi.

Y el desafío de canalizar la inversión extranjera directa en sectores clave del desarrollo, como la infraestructura, la agricultura y la economía verde sigue siendo desalentador", subrayó.

apr