El ramal de 24 km del Tren Suburbano que conectará la estación Lechería con el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) requiere de una inversión total que ronda los 20,000 millones de pesos, de origen público y privado, dijo el director general de CAF México, Max Zurita.

En su inauguración, en el 2023, no se tiene previsto que la estación origen de Buenavista cuente con mostradores para documentación de las aerolíneas que operen en la terminal (aunque puede ocurrir en una segunda etapa), pero sí habrá pantallas anunciando los horarios de salida y llegada de los vuelos.

La etapa más intensa de construcción, que se planea iniciar en el segundo semestre del presente año y requerirá de 24 meses, contará con la participación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y la empresa que desarrolló y opera el tren: Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF).

Se prevé que el recorrido de Buenavista al AIFA dure 38 minutos y cada uno de los 10 trenes que se usarán en una primera etapa (que son parte de la compra que se hizo para el tren México-Toluca) tendrán carros especiales para los usuarios de la terminal aérea donde podrán colocar sus maletas con mayor comodidad y una tarifa diferenciada (el resto de los carros serán de uso general). 

En un primer análisis costo beneficio del proyecto que se registró ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) el año pasado para obtener la autorización y ejercicio presupuestal se menciona un costo de 12,479.4 millones de pesos.

En reuniones posteriores entre autoridades y empresa se hizo una división de trabajos

A CAF, que tiene a su cargo el tren de Buenavista a Cuautitlán, le corresponderá la construcción de 16 km, las cuatro estaciones intermedias (Cueyamil, Los Agaves, Nextlalpan y Jaltocan), y la instalación de los sistemas y vías requeridos en todo el trayecto, entre otras cosas, lo cual implicará una inversión de entre 8,000 y 9,000 millones de pesos.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ya inició los trabajos en la estación terminal del AIFA y la obra civil de los siguientes 8 km. La SCT se encargará de la reubicación de un patio de operaciones de la empresa Ferrovalle (donde es accionista) y de puentes vehiculares, mientras que la Sedatu tiene a su cargo la liberación de derecho de vía requerida para el trazo y el programa de desarrollo de la zona.

Hay coordinación: CAF

En entrevista, el director de CAF refirió que llevan más de un año trabajando en el proyecto y que fueron quienes mandaron elaborar el análisis que se entregó a la SHCP. “Hemos participado en muchas reuniones con las autoridades. En lo que nos toca estamos trabajando en los proyectos ejecutivos de prácticamente todos los elementos, hemos adelantado mucho y podremos iniciar construcción en el segundo semestre de este año. Ya hicimos la solicitud ante la Centro Nacional de Control de Energía para la nueva subestación eléctrica que va a alimentar el tren”, detalló.

Zurita aseguró que los 24 meses previstos para concluir el ramal son los técnicamente requeridos y tienen como fundamento el tiempo similar que se requirió para construir los 27 km del tren suburbano (Buenavista-Cuautitlán).

¿La empresa soportará la inversión de los 8,000-9,000 millones de pesos?

Hasta ahora se ha previsto una porción de cerca del 20% a través de aportación de capital de los socios y el resto a través de un crédito con la banca comercial (para poder tener los recursos para la construcción) que ya estamos gestionando. La inversión se recuperará con los ingresos de la operación.

En la composición de Ferrocarriles Suburbanos, empresa que tiene la concesión del tren hasta el 2055 participa con el 43% dos empresas de CAF, Omitren (del empresario Roberto Alcántara) con cerca del 8% y el 49% restante está en manos del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin).

alejandro.delarosa@eleconomista.mx