Para accionar ante la emergencia climática y alinearse a las agendas internacionales de sustentabilidad el Tecnológico de Monterrey presentó su Plan de Sostenibilidad 2025 y plantea proyectos en favor del ambiente que buscará atender la crisis ecológica que se antepone ahora como un reto humano que busca la propia supervivencia y la de otras especies.

En entrevista con El Economista, Cynthia Villarreal, directora de Vinculación e Impacto Social del Tec de Monterrey comentó que este plan que se desarrolla desde ahora en la institución también tendrá repercusiones en las comunidades en donde se inserta este centro de formación profesional, educativa y de investigación, poniendo al servicio de los núcleos de distintas áreas de la sociedad los descubrimientos y las metodologías para hacer sus instalaciones carbono neutrales.

“Esta problemática la vemos como un problema sistémico en la que todos somos parte del problema pero al mismo tiempo todos somos parte de la solución y es por eso que el Tec está poniendo mucha atención para mejorar sus operaciones desde su huella ambiental y al tiempo poner al servicio de la sociedad nuestras capacidades científicas, técnicas y tecnológicas para aportar”, destacó.

El cambio hacia la sustentabilidad será por medio de seis ejes incluidos en el plan constituido de forma integral, ya que el Tec pretende ser uno de los ejemplos para otras instituciones cambiando la forma de consumir energía y recursos.

La cultura para promover una cultura que interiorice la sostenibilidad; mitigación para la reducción de la huella de carbono y el impacto ambiental que generan.

Con la adaptación, quieren aumentar la capacidad de resiliencia a las condiciones generadas por la crisis ambiental, mientras que la educación transversalizará los temas en todas las actividades curriculares.

Y con la investigación impulsarán la investigación interdisciplinaria para aportar soluciones sistémicas y enfrentar cabalmente la complejidad del cambio climático que habilite un desarrollo sostenible.

“Vamos a ir midiendo cuánto porcentaje de energía consumimos por metro cuadrado y tenemos la meta de reducirlo al 20% en general y bajar a un 50% nuestras emisiones de gas de efecto invernadero”, abundó la directora de Vinculación e Impacto Social del Tec de Monterrey.

Cynthia Villarreal adelantó que para hacer posible este plan se van a hacer inversiones sobre todo a la parte de mitigación.

“Como por ejemplo las plantas de tratamiento de agua, los contratos de energía renovable”, entre otras explicó.

Destacó que con el regreso presencial a las instalaciones una de las pretensiones a corto plazo es “regresar de una forma consciente tomando en cuenta los estragos ambientales que implican el consumo de energía y recursos”,  finalizó.

katia.nolasco@eleconomista.mx