La cancelación de los procesos para que Petróleos Mexicanos (Pemex) se asocie con privados para desarrollar inversiones —conocidos como farmouts— podría complicar a la empresa petrolera conseguir su meta de producción de 2.4 millones de barriles para el 2024, por lo que el empresariado organizado del país pidió reconsiderar la medida y que el gobierno sea congruente con su llamado a una mayor inversión privada en la economía.

“Es urgente que (el gobierno) asuma el compromiso de que haya reglas claras y discurso público en el sector energético e infraestructura que haga mover los capitales”, sostuvo Claudio X. González Laporte, expresidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El presidente del Consejo de Administración de Kimberly-Clark afirmó que el energético está catalogado por los inversionistas como “muy importante, porque es de los sectores que pueden impulsar un mayor crecimiento”, de modo que instó a tener reglas claras para un impulso fuerte a ese sector.

El pasado jueves, el presidente actual del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar Lomelín, demandó al jefe del Ejecutivo cumplir con los contratos de inversión suscritos entre empresas y el sector público para incrementar la producción de petróleo, gas y energía eléctrica, así como fomentar las energías limpias y renovables. Minutos después, el presidente López Obrador se comprometió con los empresarios a quitar trabas y obstáculos a la inversión, entre ellas a la energética; incluso abrió la puerta a tener una comunicación directa para dar confianza a los inversionistas.

Aunque más tarde, la Comisión Nacional de Hidrocarburos informó sobre la decisión de la Secretaría de Energía de suspender la ronda de licitación para buscar socios a Pemex que se celebraría en octubre próximo.

González Laporte confió en que se tomen nuevas acciones y el panorama cambie en favor de la confianza a los inversionistas, ya que recordó que “el compromiso (del presidente de México) es que haya reglas claras y un discurso público que promueva la inversión para que se dé el crecimiento”.

Al respecto, Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), pugnó porque la Sener, a cargo de Rocío Nahle, y Pemex recapaciten sobre la suspensión de la licitación de farmouts.

El empresario advirtió que sin la participación de empresas privadas será imposible alcanzar la meta de producción de 2.4 millones de barriles diarios prevista por el gobierno federal. “Solamente generando asociaciones con el sector privado se podrá revertir la tendencia a la baja de la producción, al atraer importantes inversiones en producción, infraestructura y almacenamiento de hidrocarburos”, estableció de Hoyos.

La Coparmex demandó al gobierno federal mandar las señales correctas para propiciar un clima de confianza y certeza jurídica, sobre todo porque la cancelación de los farmouts va en sentido contrario al acuerdo suscrito por el CCE y el gobierno el pasado 13 de junio.

Subcontratación, costosa

De acuerdo con el consultor energético de Mercury LLC, Arturo Carranza, Pemex ha tomado el camino de irse por los contratos de servicio, por lo que va a tener que asumir más costos financieros y operativos, además de meter más presión al tema de su presupuesto.

“La jugada le puede salir, pero siempre he sido un convencido de que lo que pueda hacer una empresa lo pueden hacer dos en tiempos más cortos y de mejor manera”, aseguró el especialista.

Explicó que los contratos de servicio tienen alcances más limitados que los modelos contractuales que se aprobaron en la reforma energética, ya que el plan de desarrollo de los pozos lo define Pemex y únicamente se contratan los servicios.

Por lo que la decisión de cancelar la licitación para la búsqueda de socios de Pemex va a complicar alcanzar las metas de producción que se ha planteado, de 2.1 millones barriles al 2021 y de 2.4 millones para el 2024.

El analista detalló que las ventajas de los farmouts son que las empresas privadas tenían que pagar una inversión de manera inmediata, por lo que llegaban recursos frescos a la petrolera nacional de manera inmediata. Además, agregó, había un compromiso de las empresas en términos operativos de asumir riesgos, ya que diseñaban el plan de desarrollo, asumían los costos y compartían los resultados. (Con información de Notimex)

Tienen 20 proyectos en su portafolio

Kimberly-Clark invertirá US100 millones este año

Kimberly-Clark México afirmó que invertirá 100 millones de dólares para este año, para lo cual cuenta con un portafolio de 20 proyectos. Su fuerte será la innovación en pañales de bebé.

Claudio X. González Laporte, presidente del Consejo de Administración de la empresa, anunció que como parte de las inversiones millonarias que realiza el gremio del Consejo Mexicano de Negocios, al cual pertenece Kimberly-Clark, abrirá la chequera para generar empleos y aumentar la productividad.

Sin embargo, los empresa- rios demandan un discurso público y políticas públicas bajo la misma dirección.

Kimberly-Clark es una empresa mexicana que se dedica a la producción y mercadeo de productos de higiene como pañales, toallas femeninas, papel higiénico, servilletas, pañuelos, toallas para cocina y toallas de mano.

Sus inversiones son las responsables de marcas como Huggies, Kleen-Bebé, Kleenex, Kimlark, Pétalo, Cottonelle, Depend, Kotex, Evenflo y Escudo. El corporativo en México opera 11 plantas a nivel nacional.

[email protected]