Los ajustes que se están haciendo a la Ley de Transición Energética (LTE) que se busca aprobar esta semana en el Senado de la República son de forma sobre dos temas esenciales: la existencia suficiente de los certificados de energías limpias y el equilibrio económico en la ley para que no se convierta en un costo extraordinario para las empresas el uso de energías renovables, informó el senador del PAN, Jorge Lavalle Maury.

Adelantó que el acuerdo que ya se tiene en la Comisión de Energía es a favor de los términos actuales de la LTE y en ellos no se mete, pese a la presión de grupos económicos como la industria del acero, y de gas natural.

La LTE lo que busca es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y el gas, aunque contamine menos que otros hidrocarburos, no puede ser considerado energía limpia como es la eólica y la solar , indicó.

El gas no cumple la condición básica de emitir menos de 100 kilogramos de emisiones por kilowatt-hora producido y ése es el propósito de la ley, reducir las emisiones , dijo.

Otro de los cambios ya definidos es el que corresponde a la energía nuclear, sus usos en el sector eléctrico y en el industrial, detalló.

En este tema se propondrá una ley específica que no se incluye en el actual paquete de la LTE para poder mantener su enfoque, pero tal como se está planteando, la meta es que se discuta durante el primer periodo de sesiones del 2016, añadió.

Los cambios son para darle una mayor claridad a la ley y poder definir de manera clara las que pueden ser salvaguardas y excepciones de la propia ley, no dejar lagunas legales, clarificando los casos en que se pueden usar unas u otras, una revisión caso por caso , expresó.

Excepciones que no son regla

Las salvaguardas no se aplicarán de manera general sino de manera excepcional en casos como, por ejemplo, la disponibilidad inmediata de los Certificados de Energías Limpias; si se necesita una cantidad que en ese momento no está disponible en el mercado, ¿qué hacer? Es parte de lo que se está arreglando porque no se quiere llegar a un mecanismo de cuotas.

La redacción de la ley es la que va a definir esos cambios, no hay marcha atrás en el uso de los Certificados de Energías Limpias, el tema es cómo se van a usar , sostuvo.

Lavalle indicó que en el caso de la CFE, la energía base es proporcionada a Gas Natural con las centrales de ciclo combinado; de hecho, tienen 65% de la matriz energética con base en este combustible y la meta es que también la generación de la empresa estatal sea congruente con los propósitos de la LTE.

Meter al gas natural como combustible limpio permitiría que tan sólo con la capacidad instalada de ciclos combinados se cumpliera la meta, pero no es así, el gas se va a seguir usando al igual que en las centrales eléctricas y se tendrán que cambiar las que usan combustóleo, pero también se necesitan impulsar las renovables , dijo.

Se prevé que la nueva reunión de la Comisión de Energía para terminar la discusión y dictaminar la Ley de Transición Energética sea este martes por la tarde y los cambios sean mínimos, según el senador.

La Ley de Transición Energética tiene por objeto regular el aprovechamiento sustentable de la energía, así como establecer determinadas obligaciones en materia de energías limpias y de reducción de contaminantes, manteniendo la competitividad de los diferentes sectores productivos.

Es justo en el tema de mantener a la LTE competitiva por lo que se trabaja en una nueva redacción de forma, no de fondo, advirtió Lavalle Maury.

En los términos en que está planteada la LTE, se fija la meta nacional de participación de energías limpias en la generación de energía eléctrica, la cual se prevé aumente de manera gradual de 25% para el 2018 y a 35% en el 2024.

En la exposición de motivos del anteproyecto final de ley se indica que la legislación es un eslabón fundamental de la reforma energética.

Concamin busca equilibrio en LTE

La Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) se dice comprometida con reducir los efectos del cambio climático, pero lo quieren hacer sin afectar la competitividad y el crecimiento económico.

La principal preocupación para los sectores industriales representados con respecto a la Ley de Transición Energética (LTE) es encontrar formas de equilibrar , indica un documento interno.

El posicionamiento del sector industrial sobre la LTE es que se pida el diferimiento de las metas expresadas en el proyecto, para dar oportunidad a los sectores y empresas de poder cumplir con ellas, sin comprometer su producción.

Piden reducir las multas relacionadas a la obligación de contar con Certificados de Energías Limpias establecidas en la Ley de la Industria Eléctrica, a un rango de dos a seis salarios mínimos vigentes.

Asimismo, piden establecer salvaguardas que garanticen y brinden certeza a la industria para cumplir con los porcentajes de energías limpias contemplados en el proyecto.

La Concamin hizo un trabajo especial para definir su posición con respecto a la LTE. En éste concluyó que hay preocupación de la industria para encontrar equilibrios en contribuir en la reducción de los efectos del cambio climático, pero sin afectar la competitividad y el crecimiento de nuestra economía.

Las consultas y reuniones de la Mesa de Trabajo con las Cámaras y Asociaciones interesadas arrojaron como conclusión que la iniciativa va en tiempo, ya que las metas que en ésta se proponen deben revisarse haciendo patente la necesidad de mayores plazos en el cumplimiento de las mismas sin comprometer el crecimiento de la industria nacional.

El consenso pide establecer salvaguardas que garanticen y brinden certeza a la industria nacional para cumplir con los porcentajes de energía limpia contemplados en el propio proyecto de ley.

[email protected]