Rumbo al tercer y último debate presidencial, el sector empresarial del país demandó a los cuatro candidatos que sus propuestas se centren en la visión de mejorar la calidad de vida de la población, principalmente, con medidas concretas en materia de hacer más eficiente la asignación de los recursos públicos y no el despilfarro.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) pugnó porque las propuestas de este martes se enfoquen en estimular la inversión para incrementar la capacidad de generación de empleo, como el principal factor para reducir la pobreza.

“Hasta ahora la calidad del gasto no ha reflejado un beneficio real para los hogares. Ya hemos mencionado que el índice de Gini, que mide el nivel de desigualdad, prácticamente no cambia después de las transferencias gubernamentales, es decir, aquellos recursos que se destinan a gasto social”, cuestionó Luis Foncerrada, director del organismo empresarial.

Por ello, resulta fundamental que los candidatos, en su próximo debate, expongan con claridad cuáles serán las políticas públicas y los mecanismos que utilizarán para lograr un beneficio real de los hogares.

A través de su análisis semanal, el CEESP expresó que la comunidad empresarial y la sociedad esperan propuestas en materia de inversión para estimular el crecimiento y el empleo, de modo que los candidatos presidenciales deben abordar con mayor claridad los mecanismos que contribuyan a elevar la eficiencia de los programas sociales.

Los planteamientos no deben ser aquellos que sólo tienen un objetivo asistencial o de aquellos que representan compromisos políticos.