La Organización Internacional del Trabajo, OIT,  llamó el miércoles a los gobiernos a apoyar a decenas de millones de trabajadores migrantes que se han visto obligados a volver sus países debido a la pandemia del coronavirus y enfrentan desempleo y pobreza.

Los gobiernos deberían incluir a los trabajadores que retornan, muchos de los cuales quedaron sin empleo de forma repentina, en sus medidas de protección social y reintegrarlos a los mercados laborales nacionales, dijo en un reporte la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

"Esta es una potencial crisis dentro de otra crisis", dijo Manuela Tomei, directora del departamento de condiciones laborales e igualdad de la OIT, en una conferencia de prensa.

Hay un estimado de 164 millones de trabajadores migrantes a nivel mundial, casi la mitad de ellos son mujeres, y representan un 4.7% de la fuerza laboral global, según la OIT. Muchos trabajan en sectores como cuidado de la salud, transporte, trabajo doméstico y agricultura.

Sus remesas son claves para sus familias y las economías de sus países, dijo Tomei, citando un reporte del Banco Mundial que proyectó una caída de 100,000 millones de dólares de las remesas para fin de año.

Cerca de un millón de trabajadores migrantes han regresado a sus países sólo en el sur de Asia, puntualizó Michelle Leighton, jefa de migración laboral de la OIT.

"Hay un grave problema con su admisibilidad al sistema de protección social cuando regresan, por ejemplo, no pueden acceder a la seguridad social y esa función requiere de cooperación entre los países que los envían y que los reciben".