La petrolera rusa Rosneft, el operador Trafigura y el fondo ruso UCP cerraron el lunes la compra de la refinería india Essar Oil por 12,900 millones de dólares, lo que les permitirá tener presencia en uno de los países donde más crece el consumo de petróleo en el mundo.

La compra es la mayor adquisición extranjera que se haya realizado en India y la mayor para Rusia fuera de su país. A Rusia, este acuerdo le ayudará a profundizar los lazos económicos con India que se remontan a la era soviética.

Rosneft, Trafigura y UCP compraron un 98.26% de participación en Essar Oil en un acuerdo que fue anunciado por primera vez en octubre. El resto de la propiedad de Essar quedará en manos de inversores minoristas.

NOTICIA: India y Rusia acuerdan apoyos militares y energéticos

"(Rosneft) ha ingresado al mercado de alto potencial y rápido crecimiento de Asia Pacífico", dijo en un comunicado el presidente ejecutivo de la firma, Igor Sechin. El acuerdo permitirá a Rosneft a mejorar la eficiencia de los suministros de combustibles a otras naciones de Asia, añadió.

Se espera que la demanda de petróleo en India crezca a un promedio de 5.9% anual hacia el 2020, entre las más fuertes del mundo, de acuerdo a un reporte de Goldman Sachs del mes pasado.

Para capitalizar ese crecimiento, Rosneft y sus aliados adquirieron la refinería de Essar que puede procesar 400,000 barriles por día de crudo. La refinería está ubicada en Vadinar, en el estado occidental de Gujarat, y el acuerdo incluye un puerto, una planta de energía y 3,500 estaciones de combustible.

NOTICIA: Glencore y fondo catarí comparán 19.5% de Rosneft

Tony Fountain, director de la nueva entidad de Essar Oil, dijo que la compañía expandirá su flota de estaciones de combustible a 6,000. Rosneft también planea doblar la capacidad de refinería de Vadinar y desarrollar instalaciones petroquímicas.

Para Essar Group, el acuerdo ayuda a recortar su deuda en unos 11,000 millones de dólares, dijo Prashant Ruia, director de Essar Capital.

abr