Francisco Hernández Juárez, secretario general del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, sostuvo que el caso del dirigente petrolero Carlos Romero Deschamps, quien tiene abiertas denuncias, servirá para inhibir las malas prácticas y comportamientos de dirigentes sindicales.

Entrevistado durante el pleno de la Unión Nacional de Trabajadores, sostuvo que “me parece que está claro que con los cambios de gobierno y en materia laboral, los dirigentes que estemos fuera de la ley y manejemos recursos públicos o privados, es obvio que estaremos en problemas”, dijo el dirigente de los telefonistas.

Añadió que la inminente salida del dirigente petrolero “debe inhibir ese tipo de comportamientos. Ellos (el gobierno) tendrán los elementos y pruebas que acrediten el actuar del dirigente y, si es en un sentido de falta a la ley, se tendrá que hacer cumplir; pero eso es diferente a querer definir qué tipo de sindicatos quieren y quiénes son sus dirigentes. Si hablan de respeto a la autonomía, tendrán que demostrarlo”.

Por su parte, Isaías González Cuevas, secretario general de la Confederación Revolucionaria Obrera y Campesina, declaró que a partir de la salida de Romero Deschamps de Pemex, los trabajadores podrían tomar decisiones de manera democrática.

“Hemos escuchado que el gobierno federal ha dicho que él no quita, ni pone líderes, que son los trabajadores los que lo hacen, toman estas decisiones, y en este caso, seguramente son los trabajadores los que están tomando esa decisión”, dijo a la vez que señaló que depende de cada líder sindical si permanece o no al frente del sindicato que representa.

En tanto, el líder de los mineros, Napoleón Gómez Urrutia, dijo que la salida de Romero Deschamps es un reflejo de los nuevos tiempos “creo que a lo mejor hasta se había tardado un poco en llegar esta situación, cuando es fundamental que en el sector energético y todo el sector laboral del país y el movimiento obrero estén renovando y actualizando sus prácticas y sus políticas en defensa de los derechos de los trabajadores”.

Gómez Urrutia añadió que éste es el fin de un liderazgo que para muchos podría ser también el fin de la impunidad.

[email protected]