La obligación de mantener el libre mercado de energéticos a nivel de convenio internacional para México, como se estableció en el acuerdo preliminar de la actualización del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea (TLCUEM) representa la oportunidad de volver competitivo al país en los precios de combustibles automotrices siempre y cuando el gobierno acate a plenitud estas disposiciones reduciendo o anulando el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) y libere también el margen de venta de primera mano para Petróleos Mexicanos (Pemex), consideraron gasolineros del país.

Roberto Díaz de León, presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo dijo a El Economista que “vemos la disposición con muy buenos ojos, como algo que asegura la permanencia e implementación a plenitud de la reforma energética”, añadió, “nos hemos enfocado en elaborar comparativos con otros mercados del mundo y ésa es la tendencia global: libre mercado y competitividad al interior y exterior”.

Por su parte, Pablo González, presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros  coincidió en que elevar el compromiso de no intervención injustificada del gobierno en los precios a un rango de convenio internacional representa un avance hacia un mercado con mejores condiciones tanto para consumidores como para expendedores, aunque hay asignaturas pendientes que tanto la actual administración como la siguiente deben considerar.

Por ejemplo, detalló, la Comisión Reguladora de Energía sigue imponiendo los precios de venta de primera mano de Pemex y aunque bien el TLCUEM no es restrictivo en cuanto a la regulación interna y soberana de los firmantes, esta disposición distorsiona la competencia, restringiendo a la vez el margen de los expendedores a 90 centavos por litro.

El otro gran tema es la carga impositiva que determinó Hacienda desde el 2016 mediante el IEPS, Impuesto sobre el Valor Agregado, impuestos al carbono y a los Estados, y que suma más de 7 pesos por litro. González detalló que Rocío Nahle, a quien Andrés Manuel López Obrador designó preliminarmente como secretaria de Energía, le confirmó que en caso de llegar al gobierno federal no se congelarán los precios de las gasolinas sino que se realizarán ajustes al IEPS.

[email protected]