La producción de crudo de Petróleos Mexicanos (Pemex) cayó 10.8% en un año, al acumular 1.672 millones de barriles diarios de enero a abril. Esto implica una extracción de 202,400 barriles menos entre el primer cuatrimestre de este año y el mismo lapso del año anterior.

Además, resultó la peor reducción entre un año y otro para este periodo cuando menos desde 1990, por encima incluso de la caída de 9% que tuvo la extracción de crudo entre el primer cuatrimestre del 2017 en comparación con el mismo periodo del 2016.

Con ello, la producción petrolera de la estatal se ha reducido 988,000 barriles diarios en una década, con una caída de 37.1% entre el 2009 y este año.

La producción de gas natural de la petrolera mexicana se redujo 0.5% en un año, con un reporte de 4,798 millones de pies cúbicos diarios de enero a abril. En 10 años, la producción de gas natural se ha reducido 2,207 millones de pies cúbicos, con una caída de 31.5%, según los últimos indicadores de Pemex.

Cabe recordar que la producción petrolera de privados en el país, según los indicadores de contratos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) al descontar la extracción de los campos Ek y Balam que corresponde exclusivamente a Pemex sin socios, asciende a 31,460 barriles diarios, es decir, 1.8% de la producción de Pemex, mientras que la de gas natural en los contratos es de 168 millones de pies cúbicos por día, que son 3.4% de la extracción de Pemex.

GASOLINAS, A LA BAJA

Además de las caídas observadas en la producción aguas arriba de Pemex en el primer cuatrimestre del año, la elaboración de combustibles en los centros de transformación industrial también presentó caídas importantes en espera de que comiencen a impactar en la producción las inversiones adicionales anunciadas, como los 75,000 millones de pesos que se erogarán a lo largo del año para reparaciones mayores en las refinerías.

En primer término, la elaboración total de petrolíferos de Pemex en el promedio entre enero y abril mostró una caída de 6.3% en comparación con el mismo lapso del año anterior. Por tanto, el volumen de productos procesados en las seis refinerías se ubicó en 613,951 barriles diarios. En 10 años, la elaboración de petrolíferos del sistema nacional de refinación ha caído 55%, que son 759,000 barriles menos de productos.

La peor baja interanual se observó en las gasolinas, que con un volumen promedio de 191,414 barriles diarios entre enero y abril, mostró una reducción de 10% en un año. En una década, la elaboración de gasolinas de Pemex se ha reducido en 61%, con lo que la estatal produce 301,000 barriles diarios menos que en el 2009.

Únicamente la producción de diesel mostró un ligero incremento interanual en el promedio del primer cuatrimestre en comparación con el mismo lapso del 2018. En un año, la elaboración de este producto aumentó 0.6% que son 7,000 barriles diarios en promedio adicionales. Sin embargo, cabe señalar que en una década la producción de diesel, utilizado principalmente para el transporte pesado, se ha reducido en 64%, con lo que Pemex produjo 222,000 barriles diarios menos entre enero y abril del 2019 que en el promedio del primer cuatrimestre del 2009.

Incluso productos como el combustóleo, un combustible residual en casi todo el mundo por sus altos niveles contaminantes y que en México se utiliza para la generación de electricidad de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), principalmente, mostró una importante caída de 23% entre el volumen de producción promedio de enero a abril y el mismo periodo del año anterior. Esto significa una reducción de 45,000 barriles diarios en un año, según los indicadores de Pemex

[email protected]