Desde ayer domingo, las gasolinas y el gasoil sufrieron un nuevo aumento en los precios. Por el Decreto 798, publicado el viernes pasado en el Boletín Oficial, que actualizó los valores del impuesto a los combustibles líquidos, más el incremento de los precios de los biocombustibles oficializado el miércoles pasado, se espera que el aumento en los precios no sea inferior a 5 por ciento.

De esta forma, el litro de gasolina súper (regular), que se despacha a 50.19 pesos (0.84 dólares) en las estaciones oficiales de YPF en la ciudad de Buenos Aires, se ubica en valores más cercanos a los 52.70 pesos (0.87 dólares) como mínimo. En tanto, la Infinia (Premium) pasaría de 57.94 (0.97 dólares) a 60.83 (1.02 dólares). A su vez, el gasoil (D500) se iría de 46.99 (0.79 dólares) a 49.33 (0.83 dólares), mientras que el Infinia Diésel ascendería de 54.99 (0.92 dólares) a 57.73 (0.97 dólares).

El decreto 798/2019 estableció la actualización impositiva a los combustibles líquidos y al dióxido de carbono. “Para las gasolinas (sin plomo, hasta RON 92; de más de 92 RON; y gasolina virgen) el incremento será de 0.507 pesos por litro”.

“Las circunstancias imperantes y la necesaria estabilización de los precios hacen necesario amortiguar el impacto que podría derivarse de las referidas actualizaciones, previendo que los mencionados incrementos del impuesto surtan efectos de una manera gradual”, detalla el decreto que lleva las firmas del presidente Mauricio Macri, del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del Ministro de Hacienda, Hernán Lacunza.

Fuentes del mercado aseguraron a El Cronista que los precios aún tienen un retraso de entre 10 y 15% contra la inflación acumulada. En ese sentido, calculan que puede haber un alza en torno a 5%, pero como ocurrió a principios de noviembre, la clave pasará por lo que haga YPF, la líder del mercado.

Vale recordar que en agosto el Poder Ejecutivo decidió congelar el precio de los combustibles por 90 días. En ese periodo habilitó dos incrementos, de entre 4 y 5% cada uno. Hace una semana terminó la vigencia de ese decreto. Desde esa noche, las petroleras retomaron los aumentos, de 5 por ciento.

Pero las compañías argumentan que aún no es suficiente, y que aún están por debajo del precio de “paridad de exportación”. Ese importe es el equivalente al importe de un barril de petróleo si se exporta, descontadas retenciones y otros derechos aduaneros.

El decreto del gobierno de Mauricio Macri, que desdobló el incremento del componente impositivo sobre los combustibles, le deja una decisión clave a la administración entrante.

Es que los impuestos a los combustibles (el ICL y el impuesto al dióxido de carbono) se actualizan en enero, abril, julio y octubre de cada año, considerando, en cada caso, la variación del Índice de Precios al Consumidor del INDEC, correspondiente al trimestre calendario que finalice el mes inmediato anterior al de la actualización que se efectúe.

Con la suba del ICL decretada ahora, restan 17 puntos porcentuales de ese incremento, entre los que se incluyen 12.6% de inflación del tercer trimestre. En tanto, a partir de marzo, la actualización impositiva debería dar cuenta de toda la inflación del cuarto trimestre.

Argentina tiene una de las inflaciones más altas del mundo. La variación entre octubre del 2018 y octubre del 2019 fue de 50.5 por ciento. En el 2018, Argentina cerró con una inflación de 47.6 por ciento.