A pesar de la aportación marginal que los petroleros privados han registrado desde sus respectivas adjudicaciones, no se cancelarán los contratos y se les permitirá competir contra un Petróleos Mexicanos (Pemex) fortalecido que cuenta con un plan de rescate que incluye nuevos desarrollos, contrataciones aceleradas e índices récord en perforaciones, aseguraron el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza y el presidente Andrés Manuel López Obrador durante la conferencia por la conmemoración del 81 aniversario de la Expropiación Petrolera.

El director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, adelantó que como parte del plan de rescate a la empresa este año se proyecta la perforación de 506 pozos exploratorios y de desarrollo, con contraste con los 113 que se ejecutaron el año pasado.

Así mismo, explicó también que en noviembre de este año comenzará la incorporación a la producción nacional de los 20 campos que se desarrollarán este año, que implican la puesta en marcha de 16 plataformas nuevas y 263 kilómetros de ductos en mar y tierra.

El directivo detalló que para los 20 nuevos desarrollos, de los cuales 16 se ubicarán en aguas someras y cuatro en tierra, se requerirá de la adquisición de 13 plataformas de producción, la instalación de 14 ductos con una longitud total de 175 kilómetros y ocho interconexiones en plataformas existentes en los campos de aguas someras frente a Veracruz y Tabasco.

Los campos terrestres en las mismas entidades implican la construcción de tres plataformas de perforación y ampliación de nueve, así como instalación de 13 ductos con una longitud de 88 kilómetros y la instalación de una batería de separación y optimización de una existente.

“Esta es la infraestructura que ya se contrató y a partir de esta infraestructura también se tienen que contratar 72 pozos marinos y la perforación de 44 pozos terrestres”, dijo.

Sobre la actuación de las calificadoras de grado crediticio, que recientemente han bajado las notas de Pemex, Romero Oropeza detalló que en 2013 y 2013 se calificó a la petrolera con triple B y conforme fue cayendo la inversión en exploración incluso se subió el grado a triple B más, mismo que se mantuvo en 2017, cuando se realizaron perforaciones exploratorias por apenas el 6% de lo que se registró en 2012.

“Pero ahora que el presidente anuncia 200% pozos más con relación al año pasado y más de 500% con relación al 2017, baja la calificación al triple B menos”, aseguró.

Finalmente, el presidente López Obrador reiteró que el rescate a Pemex no implica que se cancelarán los contratos de exploración y producción asignados a privados durante la reforma energética. Sin embargo, explicó que al mes de febrero la Comisión Nacional de Hidrocarburos reportó 31,000 barriles diarios al mes de febrero por parte de terceros, pero de éstos, un total de 27,000 barriles diarios, que es el 87%, son de asociaciones o migraciones de contratos anteriores, es decir, son barriles que ya Pemex.

“La única diferencia es que antes eran de Pemex y del país y hoy los estamos compartiendo”, dijo. Por tanto, la producción netamente privada es de 4,000 barriles diarios, “muy marginal para lo que necesita el país”.

Así, aseguró que a los privados se les otorga la oportunidad de demostrar que pueden competir en el mercado mexicano. “Vamos a demostrar qué es mejor, si que Pemex contrate o la privatización, nada de ideologías, juicio práctico, nada de que por decreto se va a demostrar como antes que por decreto era más eficiente entregar los campos a particulares, eso hasta ahora no se ha podido probar”, dijo.

[email protected]