La Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) de México, inició esta semana la segunda ronda de negociaciones con Aeroméxico para lograr un nuevo acuerdo de apoyo a la aerolínea, luego de que establecieron en el inicio de la pandemia en marzo de 2020.

De acuerdo con Rafael Díaz Covarrubias, secretario General de ASPA, a principios de diciembre se hizo público que Grupo Aeroméxico solicitó a la Corte de Nueva York recursos millonarios para un segmento de su personal administrativo; días después la aerolínea incumplió con un aumento salarial pactado con su planta de Aeroméxico Connect; todo esto mientras se mantenía una negociación en la que se pidió a los pilotos recortar sustancialmente los contratos colectivos de trabajo, entre otros conceptos.

La administración de Grupo Aeroméxico, dijo el líder sindical de los pilotos, “pretende que con las aportaciones de los pilotos durante los próximos cinco años se paguen tres cuartas partes del préstamo del inversionista Apollo Global, lo cual es inverosímil, además de que Apollo solicitó un convenio por cuatro años y la aerolínea plantea un acuerdo por cinco; en suma, no sólo están pidiendo recortes económicos sino eliminar logros laborales alcanzados en los últimos 60 años”, señaló.

Tanto las peticiones desmedidas de la administración, como las decisiones que han tomado en las últimas semanas provocaron incertidumbre en la base de pilotos, quienes se resisten a seguir apoyando a la empresa mientras ésta siga creando un ambiente de desconfianza en lugar de mostrar reciprocidad con sus tripulaciones.

Tras señalar que aún está lejos el acuerdo con la aerolínea, los pilotos de ASPA “queremos apoyar a nuestras aerolíneas y proteger las fuentes de empleo, hemos mostrado apertura al diálogo y mantendremos ese espíritu durante esta segunda etapa de negociación, pero es indispensable que la administración muestre sensibilidad y reciprocidad con los pilotos para que podamos llegar a un convenio exitoso”, concluyó Díaz Covarrubias.

kg