Perú lanzará en noviembre una postergada licitación de 36 lotes de hidrocarburos e iniciará en octubre el proceso para adjudicar la licencia de su mayor yacimiento petrolero, que requeriría una inversión de 500 millones de dólares, dijo la estatal Perúpetro.

La subasta de lotes de hidrocarburos había sido postergada en varias ocasiones a la espera de la implementación de una ley que de más voz a los pueblos indígenas frente al desarrollo de planes energéticos y mineros.

"El directorio de Perúpetro aprobó la delimitación de 36 lotes que formarán parte del proceso de selección de empresas para la exploración y explotación de hidrocarburos, cuya convocatoria se lanzará a fines de noviembre", dijo la firma estatal encargada del procedimiento.

La empresa agregó que otra firma estatal -Petroperú- participará en estos lotes como socio estratégico, con un accionariado que oscilará entre 25 y 49 por ciento.

Petroperú actualmente se dedica a la refinación, almacenamiento y comercialización de crudo y derivados, pero busca entrar nuevamente al negocio de la explotación petrolera.

La llamada ley de consulta previa -promulgada por el presidente Ollanta Humala- busca aminorar los persistentes conflictos sociales en el país, que en ocasiones se tornan violentos y amenazan con frenar planes mineros y energéticos por unos 50,000 millones de dólares para los próximos años.

Rosario Ortiz, presidenta de Perúpetro, estimó que en el segundo trimestre del próximo año se adjudicarían los 36 lotes, lo que permitiría aumentar las reservas hidrocarburíferas del país sudamericano, que en la actualidad enfrenta un declive en su producción petrolera.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica