La economía mexicana mantendría una contracción al final del 2019, proyectó el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), al interpretar sus mediciones anticipadas de indicadores clave de la producción de manufacturas, consumo y los servicios.

El Indicador IMEF Manufacturero registró en octubre una disminución de 1.4 puntos y se ubicó en 46.7 unidades en su serie desestacionalizada, su nivel más bajo desde abril del 2017 y en zona de contracción (<50) por sexto mes consecutivo.

El Indicador IMEF varía en un intervalo de 0 a 100 puntos y el nivel de 50 puntos representa el umbral entre una expansión (mayor a 50) y una contracción (menor a 50), de la actividad económica.

Por su parte, el Indicador IMEF No Manufacturero bajó 0.1 puntos para quedar en 48.1 unidades, con lo que se ubicó por sexto mes en zona de contracción.

“La lectura de la coyuntura mediante la mayoría de los indicadores económicos disponibles confirma que continuó la debilidad económica en el tercer trimestre del año. Las cifras de ambos indicadores IMEF de octubre sugieren que no solamente perdura el estancamiento al comienzo del cuarto trimestre, sino que anticipa la posibilidad de que la actividad económica muestre todavía una mayor debilidad al cerrar el año”, dijo el IMEF en su reporte mensual.

La estimación del PIB del tercer trimestre confirmó que continúa la debilidad de la actividad económica al registrar una tasa de crecimiento marginal de 0.06%, extendiendo la etapa de estancamiento a seis trimestres consecutivos.

[email protected]