Octubre fue un mes brillante para la industria aérea con el empuje de las líneas aéreas extranjeras, principalmente de Estados Unidos. Además de retomar el crecimiento en transporte de pasajeros (por cuestiones estacionales), la caída respecto a las cifras del 2019 ya es de un dígito.

Durante octubre todas las empresas transportaron siete millones 434,983 pasajeros, lo que representó un incremento del 2.8% con relación al mes previo y en comparación con igual mes de hace un par de años la baja fue del 7.1% (en septiembre la caída anual alcanzó el 12.4%), de acuerdo con cifras de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT).

En dicho mes, las empresas nacionales (lideradas por Volaris y VivaAerobus) movilizaron a cuatro millones 148,811 pasajeros, el 10.1% menos que los atendidos en el 2019. Las empresas nacionales con vuelos extranjeros (lideradas por Aeroméxico y Volaris) sumaron 969,874 personas, lo que representó una caída del 22.2%, respecto a las reportadas en vuelos regulares hace un par de años.

Por el contrario, las empresas extranjeras que vuelan a México, a pesar de las restricciones sanitarias aún presentes siguen con cifras positivas, en comparación mensual crecieron el 8.1 por ciento.

Entre las aerolíneas foráneas, las de origen estadunidense son las que tienen mayor dinamismo y movilizaron a 7.6 de cada diez extranjeros que llegaron a México.

Desde abril pasado, las 14 aerolíneas de EU han registrado crecimientos con relación a los niveles prepandemia. Durante octubre el aumento fue del 24.1%, en comparación con igual mes del 2019, al sumar un millón 782,660 pasajeros.

Las empresas que tienen mayor actividad con vuelos a México son: American Airlines, United Airlines, Delta Airlines y Southwest Airlines.

Es evidente que Estados Unidos está capitalizando la baja de categoría que tiene México con la autoridad aeronáutica de ese país y mientras no se logre volver al nivel previo se mantendrá esa tendencia, afectando a la industria nacional que está limitada para operar más vuelos”, Armando Bojórquez, presidente del Grupo Turístico Bojórquez.

“Es evidente que Estados Unidos está capitalizando la baja de categoría que tiene México con la autoridad aeronáutica de ese país y mientras no se logre volver al nivel previo se mantendrá esa tendencia, afectando a la industria nacional que está limitada para operar más vuelos. Además, no se puede perder de vista que el fin de año es cuando más gente viaja y la afectación será mayor”, consideró el presidente del grupo turístico Bojórquez, Armando Bojórquez.

Crecimiento acumulado

Con base en cifras de la SICT entre enero y octubre todas las líneas aéreas sumaron 63 millones 100,569 pasajeros, el 24.4% menos de los que se tuvieron hace un par de años, cuando se mantenía un ritmo creciente de pasajeros que generaba, entre otras presiones, la necesidad de contar con un nuevo aeropuerto para el centro del país.

Las empresas nacionales con vuelos domésticos han presentado un mejor nivel de recuperación, de tal suerte que los 35 millones 338,294 usuarios fueron el 19.9% menos que en el 2019, mientras que en operaciones foráneas la caída es del 42.4%, siete millones 801,247 personas. En tanto, las aerolíneas extranjeras atendieron a 19 millones 961,028 clientes, el 22.7% menos que hace un par de años.

Entre enero y octubre, las principales rutas nacionales fueron: México-Cancún, Monterrey-México y Tijuana-México, y las internacionales fueron: Dallas-Cancún, México-Houston y Houston-Cancún.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx