La baja demanda de usuarios e ingresos en el tren suburbano durante el 2020, por la pandemia del Covid-19, obligó a su operador, Ferrocarriles Suburbanos, a solicitar a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) la ampliación de su título de concesión de 50 a 68 años como parte de la reestructura económica y financiera en que se encuentra actualmente, lo cual se aceptó.

El viernes pasado, la dependencia publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la modificación al título, que incluye el agregado de los trabajos constructivos del ramal que conectará la estación Lechería con el Aeropuerto Felipe Ángeles (AIFA), el cual implica una inversión público-privada de 12,907.8 millones de pesos.

De esta manera, Ferrocarriles Suburbanos acumuló su tercera ampliación en la vigencia de la concesión que se le otorgó en agosto del 2005 por 30 años para la prestación del servicio público de transporte ferroviario de pasajeros en la modalidad de regular suburbano en la ruta Cuautitlán-Buenavista: en el 2011 se agregaron 15 años, en el 2018 sumaron cinco años y ahora 18.

“El concesionario informó a la secretaría que como consecuencia de la pandemia ocasionada por el virus SARS-CoV2 (Covid-19): se ha registrado una reducción del 56.23 % en la demanda por más de 90 días consecutivos comparada con la demanda registrada en el mismo periodo en el año 2019 y se ha registrado una reducción del 56.74% en los ingresos por un periodo mayor a 90 días consecutivos comparada con los ingresos obtenidos en el mismo periodo en el año 2019”, argumentó la empresa integrada por CAF, Omnitren y el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin).

Luego de apelar a dos de las tres condiciones para solicitar más tiempo de concesión (la tercera es incremento de costos de operación), en el apartado de vigencia en poder de la empresa se puede leer: La presente concesión estará en vigor por sesenta y ocho años, contados a partir de la fecha de expedición del título de concesión.

El ramal al AIFA

Otra modificación que se hizo a la concesión fue para autorizar la construcción del tramo Lechería-AIFA, lo cual fue solicitado por Ferrocarriles Suburbanos, mediante un escrito a la Dirección General de Desarrollo Ferroviario y Multimodal (DGDFM), el 16 de agosto de 2019.

Su intención es llevar a cabo la ampliación del sistema de transporte ferroviario en su ruta Lechería-Jaltocan (una estación antes del nuevo aeropuerto porque la terminal la construye la Secretaría de la Defensa Nacional), por lo que se indicó que desarrollaría el estudio de demanda, así como de las factibilidades técnicas, económicas, legales y medioambientales necesarios para la realización del análisis costo beneficio correspondientes al proyecto de dicha ruta. En esas tareas contó con apoyo presupuestal, lo mismo que sucederá en los trabajos de construcción.

Finalmente, el 21 de diciembre del 2020, dicha dirección reconoció y ratificó el derecho que le fue otorgado para la ampliación del servicio concesionado, instándolo a iniciar con los proyectos ejecutivos y actividades críticas para poder cumplir con los tiempos estipulados para concretar el proyecto en los términos y condiciones que acordaran.

La empresa y la SCT han acordado concluir el ramal en agosto del 2023 (17 meses después de que se inaugure la terminal aérea).

Con la aprobación de las obras, luego de un dictamen de viabilidad técnico, financiero y jurídico por parte de la DGDFM, se le informó al concesionario que el gobierno federal le proporcionará 10 trenes para la operación, los cuales fueron comprados a CAF para el tren interurbano México-Toluca.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx