El Producto Interno Bruto (PIB) turístico de México pierde celeridad, aunque se mantiene por arriba de la economía del país. Durante el 2016 creció 3.5%, con lo que logró su segundo año consecutivo con cifras superiores a las del PIB nacional (que se incrementó 2.2%), de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Cabe recordar que el crecimiento registrado en el 2015 (3.6%) fue ligeramente mayor al del 2016 y se convirtió en el mejor dato de la actual administración federal.

En la recta final del año, la actividad turística tuvo un menor dinamismo, lo que contrastó con el entusiasmo que mostraba el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, todavía al arrancar el año porque el PIB turístico del tercer trimestre del año pasado había mostrado un aumento de 4.35%, el doble del comportamiento del PIB nacional.

Durante el 2016, el indicador de consumo de bienes, que tiene que ver con mercancías cuya producción desaparecería en su totalidad o en un porcentaje muy importante de no existir visitantes, como maletas, artesanías o ropa de playa, aumentó 3.1%, mientras que el de servicios, relacionado con transporte, alojamiento, comida, etcétera, tuvo un mejor resultado, al subir 3.6 por ciento.

En el caso del consumo turístico, este tuvo un aumento de 5.9% y su componente interno subió 2.7% y el receptivo 24%, como resultado de la cifra récord de casi 35 millones de turistas internacionales que llegaron a México en el 2016.

Un trimestre lento

De acuerdo con el reporte del Inegi sobre los Indicadores Trimestrales de la Actividad Turística para el periodo octubre-diciembre del 2016, publicado este jueves, en dicho periodo tuvo un avance, en términos reales, de 0.4% frente al trimestre inmediato anterior con cifras desestacionalizadas, y el del consumo turístico Interior fue mayor en 0.7 por ciento.

En el caso del PIB turístico, el segmento de bienes subió 1.1% y el de servicios 0.5%, en tanto que en el consumo, el interno tuvo un baja de 0.5% y el receptivo se incrementó 4.8 por ciento.

Frente al reto de seguir manteniendo el ritmo de crecimiento en la actividad turística, el titular del sector, Enrique de la Madrid, ha referido que los incrementos del PIB turístico son un acicate para hacer las cosas mejor e incrementar la llegada de turistas y divisas internacionales, que desde su perspectiva, en un par de años superarán a los ingresos por remesas.

En la medida que nos va bien somos más ambiciosos para ser un detonar del desarrollo económico de las comunidades y nos ayuda para que el turismo sea un verdadero integrador de cadenas de valor en los destinos turísticos del país , explicó.

[email protected]