La nueva manufactura de SUV y pick up en México, entre la que destaca la Bronco Sport de Ford y la Taos de VW, se colocarán como el motor de la industria automotriz en los próximos meses y conllevará a la expectativa de crecimiento de las exportaciones mexicanas, principalmente al mercado estadounidense, anticipó Guido Vildozo, socio director de  ventas de vehículos ligeros en América del Norte de IHS Markit.

Debido a las inversiones realizadas por la industria automotriz en México, desde hace una década, las empresas dieron inicio a sustituir sus líneas de producción de vehículos compactos y subcompactos al segmento de mayor demanda en Estados Unidos como son las SUV y las pick up. Esto, dijo, ha llevado a que la capacidad de producción en el país se eleve de 3.1 millones a 6 millones de unidades anuales.

“Las exportaciones tienden a mejorar por Bronco Sport (de Ford) y Volkswagen producirá un nuevo SUV en Puebla. Hay una nueva serie de nuevos SUV en producción que van a los segmentos populares en Estados Unidos y todo eso va aliviar (los envíos y la producción para México)”, aseguró en entrevista el analista de la firma de IHS Markit.

Vildozo comentó que el mercado de comercialización de vehículos ligeros en EU se mantiene en tendencia negativa, pero al finalizar el año la caída será menor respecto a los pronósticos de hace unos meses previos cuando se estimaba por arriba del 25%, y ahora se proyecta entre 18 y 15% de disminución en ventas, derivado de la implementación de la política gubernamental de  incentivos al consumo.

De acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), el 69.4% del total de las exportaciones que realizó México al mundo del periodo de enero a septiembre son de vehículos del segmento SUV y pick up (42.6%  y 26.8%, respectivamente).

Si bien en mayo pasado, las exportaciones de SUV fueron por 3,292 unidades, en septiembre alcanzaron envíos por 117,955 vehículos de los diversos segmentos que produce México. En el caso de las pinck up se enviaron 3,685 en mayo contra el repunte que presentaron en el noveno mes por 71,961 unidades.

“Es probable que la producción (en México) estará corriendo a todo vapor, pero para los segmentos de pick up y SUV”, anticipó el analista de IHS Markit.

Guido Vildozo mencionó que ante la demanda creciente de estos dos tipos de segmentos de autos ligeros, tanto en EU, México y Europa, se procederá a la “canibalización” en las líneas de producción, cuando anteriormente, la mayor manufactura del país era autos pequeños. “No va desaparecer el segmento de los compactos y subcompactos, pero la cantidad ser más pequeña”, abundó.

Así lo muestran los cambios que han tenido que realizar las empresas automotrices en las líneas de producción en México, como lo es General Motors que dejó de ensamblar el subcompacto Aveo y el Sonic, para pasar a producir Trax, Terrain, Equinox y Blazer.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx