A pesar de los impactos positivos atribuibles al gobierno electrónico, en México, los ciudadanos aún no explotan el potencial de la herramienta.

The Social Intelligence Unit dio como referencia que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad de Impacto Gubernamental (ENCIG) 2017, sólo 29% de las personas mayores de edad que habita en poblaciones urbanas de 100,000 habitantes o más ha interactuado al menos una vez con el gobierno a través de Internet.

El año pasado se registraron sólo 13.9 millones de mexicanos beneficiarios del e-Gobierno, de los cuales, 17.4% lo usó para el llenado y envío de formatos en páginas de Internet para iniciar o concluir trámites; 15.7% para consultar páginas web de gobiernos en cualquiera de sus tres niveles (federal, estatal o municipal); 9.5% para continuar o terminar un trámite o pago de servicio en páginas web de gobiernos; 5.9% para presentar quejas, denuncias o comentarios en cuentas de redes sociales de gobierno, y, 5.7% para realizar personalmente pagos o solicitudes de servicios a través de Internet.

Con relación al 2015, de los tipos de interacción medidos por la ENCIG, se registró una mejora únicamente en la realización de pagos o solicitudes de servicios a través de Internet. En el resto de los tipos de interacción hubo una reducción en términos de proporción de usuarios mayores de edad que viven en zonas urbanas.

La empresa de consultoría destacó que el aprovechamiento del gobierno electrónico no es homogéneo a lo largo del país. Mientras que 40% de los habitantes urbanos y mayores de edad de Querétaro, por ejemplo, ha interactuado al menos una vez con el gobierno de manera digital, este indicador es 18.1% en Guanajuato. Los estados con mayor proporción de usuarios de e-Gobierno son: Querétaro con 40.9%; Ciudad de México, 37%; Yucatán, 34.4%; Jalisco, 33.3%; y el Estado de México con 32.3 por ciento.

Los estados con menor proporción de usuarios de e-Gobierno son: Coahuila de Zaragoza con 22%; Durango, 20.9%; Guerrero, 20.6%; Chihuahua, 20.1% y Guanajuato, 18.1 por ciento.

cjescalona@eleconomista.com.mx