En enero, el turismo aéreo en México fue impactado por la baja actividad de aerolíneas extranjeras, principalmente de Estados Unidos, el mayor mercado emisor que gusta de las playas. Durante el primer mes del año, el transporte de pasajeros de las empresas, nacionales e internacionales, registró un incremento de 2.1% (al sumar 8 millones 271,927 personas), respecto a igual mes del 2018, con lo que ligó su cuarto periodo consecutivo debilitándose.

Además, se trata del crecimiento más débil desde agosto del 2011 (que fue de 0.8%), cuando se comenzaba a mostrar la mejoría en el sector tras el cese de operaciones de Mexicana de Aviación un año antes.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, en enero, las aerolíneas nacionales movilizaron 3 millones 989,338 pasajeros dentro del país, lo que representó un alza de 5.7%, respecto a igual periodo del año pasado, y 1 millón 380,653 pasajeros en vuelos foráneos, que ocasionó un aumento de 5.5 por ciento.

Dichas cifras contrastaron con la baja de 3.9% que presentaron las líneas aéreas extranjeras que aterrizaron en aeropuertos mexicanos, con 2 millones 901,936 viajeros.

El descenso en el transporte internacional fue consecuencia de una caída de 7.2% registrado por las empresas estadunidenses, que sumaron 1 millón 830,360 clientes, su segundo periodo consecutivo a la baja, en diciembre descendieron 4.8 por ciento.

“Es momento de mostrar una capacidad de respuesta de manera conjunta entre el gobierno y sector privado, con una real unidad, para detener las caídas. Ante la liquidación del Consejo de Promoción Turística de México se pueden realizar rápidamente caravanas turísticas en EU, Brasil, Argentina, que tienen números negativos y platicar con los touroperadores para no dejar de publicitar nuestros atractivos”, consideró el presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV), Jorge Hernández.

Durante el primer mes del año, la principal aerolínea de EU, American Airlines, y United Airlines presentaron caídas de 2 y 10%, respectivamente.

La inseguridad y la austeridad, retos

Para el expresidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, Rafael García, la baja en llegadas internacionales vía aérea es consecuencia de temas de inseguridad en algunas regiones, “un poco la desaceleración económica mundial” y a que otros países están incrementando sus esfuerzos de promoción.

“Hay que salir a competir con el mundo, a seguir con lo que hacíamos bien: promover nuestra riqueza, nuestros atractivos. No podemos dejar de estar hablando de México en el extranjero porque vienen los mercados y nos “pueden quitar rebanadas del pastel. Hay que retomar la promoción de la mano de la Secretaría de Turismo, porque santo que no es visto no es adorado”, comentó.

Como un primer impacto a su sector, estimó que en enero se registró una baja de cuatro puntos porcentuales en la ocupación hotelera y, a pesar de que las cifras en febrero fueron “ligeramente mejores”, hay que actuar para no perder la demanda vacacional de Semana Santa y Verano.

A pesar de que el transporte de pasajeros de las aerolíneas nacionales sigue mostrando un comportamiento positivo, ya hay muestras de cambios que están impactando los planes de negocio.

Dentro del país, la empresa líder es Volaris, que en enero movilizó a 1 millón 234,660 clientes, 15.5% más que igual mes del año pasado, seguida de Interjet, con una baja de 1.8%, al atender a 766,225 personas. VivaAerobus y Aeroméxico Connect se ubican en los sitios siguientes.

En tanto, Aeroméxico, que es la aerolínea bandera del país, tuvo una baja de 2.7% durante ese mes en operaciones foráneas, al sumar 570,891 usuarios, e Interjet tuvo un incremento de 26.5%, con 377,625 pasajeros.

Dichas cifras tienen un impacto en el sector turístico, al cual hizo referencia este lunes el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina, al decir que se debe cuidar porque “es una actividad económica importante después de las remesas de lo que envían nuestros paisanos a sus familiares. El turismo es una actividad que permite el ingreso de alrededor de 25,000 millones de dólares al año”.

Sin embargo, la industria de la aviación está resintiendo otro efecto negativo: el programa de austeridad del nuevo gobierno, toda vez que ha disminuido la compra de boletos por parte de varias dependencias en los últimos dos meses y aunque son para viajes de trabajo, también generan actividad económica.

“Se trata de un mercado que vale 4,000 millones de pesos y representan un atractivo mercado para las líneas aéreas nacionales. También es importante revisar este tema y que a la brevedad se normalicen las compras de gobierno, porque se trata de viajes que requiere la administración pública”, señaló el presidente de AMAV, Jorge Hernández.