Mientras el gobierno federal, a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), revisará los esquemas de comercialización que realizan productores de la cebada, se estima que la producción del grano en 2018 sea de 1.1 millones de toneladas, suficiente para abastecer la demanda nacional.

En entrevista, Juan Carlos Anaya, director de Grupo de Consultores de Mercados Agrícolas (GCMA), explicó que en el país “alrededor del 75% de la cebada que se produce es utilizado por la industria maltera, mercado dominado por la Cervecería Grupo Modelo y Cervecería Cuauhtémoc- Moctezuma. El 25% de la cebada restante es de variedades que se utilizan principalmente en la alimentación del sector pecuario”.

Debido a la importancia que ha tomado el sector, el cual desde 2010 se ha posicionado como uno de los más importantes exportadores del sector manufacturero y que ha logrado que una de cada cinco cervezas en el mundo sean mexicanas, “es trascendental que haya materia prima para mantener la producción”.

En el primer bimestre de 2018, se han exportado 549.5 millones de litros, por lo que se espera que al finalizar el año se logren vender 3.38 miles de millones de litros. Dentro de una amplia diversidad de países a las que México exporta cerveza, el principal destino es Estados Unidos con el 81%, seguido muy de lejos por Reino Unido con 2.8% y China con 2.3%, entre muchos países más. 

Sobre este tema, el secretario de Agricultura, comentó que “en México hay un sólo comprador de cebada en este país, pero es importante que saber si a los productores les está yendo bien, porque la cebada mexicana se mezcla con la que se importa, y ese es el éxito; y ahí veremos si los productores requieren de apoyo”.

Anaya explicó que en la baja producción de cebada obtenida en 2015, hizo necesaria la importación de una cifra récord de 502,000 toneladas de cebada grano y malta sin tostar. Gracias al incremento en el nivel de producción de este insumo, desde marzo de 2016 se redujo a cero la importación de cebada grano sin que se tuviera que importar un volumen mayor de malta sin tostar. 

En los últimos cuatro años se ha visto una importante recuperación en la producción de cebada, ya que mientras que en 2015 el volumen de cosecha era de 752,000 toneladas, insuficientes para abastecer la demanda de la industria, durante el 2017 la producción del cereal rebasó un millón de toneladas, que ayudaron a reducir notablemente las importaciones.

Agregó que “la diversa gama de productos que posee la industria cervecera requiere día a día insumos (maltas) con características especiales y de la más alta calidad para abastecer un exigente mercado de exportación, que al no encontrar abasto en el mercado doméstico".

[email protected]