A partir del primero de julio, sólo el 30% de las empresas de la industria automotriz podrá cumplir con las nuevas reglas de origen del Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC); mientras que el resto deberá pagar arancel de 2.5% u optar por un régimen especial de transición para la exportación, proyectó Eduardo Solís, miembro del consejo directivo de la Confederación de Cámaras Industriales de la República Mexicana (Concamin).

Refirió que el paro de labores y el cierre de las economías por la pandemia del Covid-19 limitaron los espacios para que las empresas automotrices trabajaran en la adaptación de las nuevas exigencias de contenido regional.

Esto significa que aproximadamente 70% de la industria automotriz no podrá acogerse a las reglas del T-MEC, pues “nadie trabajó durante tres meses y luego adaptarse con sus trabajadores para ajustarse a la nueva regla... no hubo preparación”, sostuvo el ex presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

El ahora consultor internacional de comercio exterior, inversión y manufactura de MSQUARE Consultores informó que derivado de que las reglamentaciones uniformes (el reglamento de aplicación de las reglas de origen y las letras chiquitas de cómo se llevará a cabo todos los requisitos) fueron publicadas apenas por los socios del T-MEC (México, Estados Unidos y Canadá), primero deberán analizarse y tomará tiempo la adaptación. A 28 días de que entre en vigor el T-MEC, las empresas no estarán listas, dijo.

Eduardo Solís expresó que habrá algunas armadoras que estén listas, pero una gran mayoría tendrán que acogerse a los regímenes especiales de transición.

Aunque el consultor no refirió nombres de empresas automotrices, algunas armadoras como Nissan, General Motors y Ford, además de FCA, ya han mencionado que están listos para cumplir con el contenido regional exigido en el arranque del Tratado.

Recordó que los tres países acordaron dentro del T-MEC un régimen especial de transición, que “es un espacio para cumplir con regla (de origen) más suave que está en el Tratado y que lo puedan hacer sin cumplir la regla desde el inicio”.

Así, el régimen especial de transición se vuelve importante, abundó, pues habilitará una forma para que se pueda cumplir una regla eventual.

El consultor internacional manifestó su preocupación por los regímenes especiales de transición porque cada empresa se tendrá que sentar con la autoridad del país importador, y presentarle un “plan creíble de cumplimiento en el tiempo” a la USTR (Representación Comercial de Estados Unidos, por sus siglas en inglés).

“Eso preocupa, porque el que tiene el sartén por el mango y el que le aprueba ese régimen temporal de transición es la USTR. Vamos a estar pendientes de los regímenes especiales, a los cuales una mayoría importante de armadores de México se va a acoger para poder seguir exportando sin cumplir la regla estricta”, expresó. A partir del 01 de julio la nueva regla de origen se va a aplicar tal cual, a menos que las empresas se acojan un régimen de transición o paguen el arancel de nación más favorecida del 2.5 por ciento.

Solís sostuvo que la entrada en vigor del T-MEC trae oportunidades a México para fortalecer el contenido regional desde los insumos, autopartes y autos; no obstante, este proceso no será tan rápido, porque la pandemia del coronavirus agudizó la crisis de menor demanda de vehículos en el mercado internacional, principalmente Norteamérica, lo cual llevará a que la industria tenga una contracción de hasta el 30% en el 2020.

“La demanda de autos nuevos en México y en Estados Unidos ha caído de manera dramática; esperamos que en Estados Unidos caiga entre 25% y 30% y un retroceso similar en México”, afirmó el expresidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Nuevo orden

El T-MEC otorga libre comercio para autos que cumplan la siguiente regla de origen:

• Se incrementa el Valor de Contenido Regional (VCR) de 62.5% a 75%, con una nueva metodología, en un periodo de tres años a partir de la vigencia del T-MEC.

• Se establece un Valor de Contenido Laboral (VCL) de 40%, pasa inicialmente de 30% y llega al 40% en un periodo también de tres años. Esto es, el 40% del valor del vehículo deberá producirse utilizando salarios, al menos de, 16 dólares estadounidenses por hora.

• El 70% del acero y el aluminio deberán ser de la región de América del Norte, desde la entrada en vigor del T-MEC.

• Las reglas de origen se refieren al criterio pactado en un tratado para definir cuándo un bien es considerado originario (por su nivel de contenido regional) para gozar de las preferencias arancelarias.

• El T-MEC exige informar a las aduanas nueve elementos mínimos relacionados con: la certificación de origen, el exportador, el productor, el importador, la descripción y clasificación de la mercancía, el criterio de origen, el periodo global, y la firma autorizada y fecha.

[email protected]