El correcto uso de la tecnología ha sido el salvavidas de muchas empresas durante la pandemia, ya que a través de ésta se han permitido nuevas o diferentes maneras de trabajar y hacer negocios.

La crisis que trajo el coronavirus generó un efecto radical en el ambiente económico de México, forzando a las compañías a adaptarse a restricciones y nuevos modelos de negocio a través de iniciativas de transformación digital.

Siendo la continuidad del negocio y la resiliencia la prioridad número uno, las organizaciones de diferentes tamaños y de diferentes industrias tuvieron que acelerar sus planes estratégicos de años a meses, catalizando la digitalización de las interacciones de cadena de valor de los clientes además de las operaciones corporativas internas. En el mundo, aproximadamente 8 de cada 10 negocios aceleraron la adopción de al menos una tecnología digital, de acuerdo con Dell Technologies.

De acuerdo con la edición de Accenture Technology Vision 2021, la adopción de herramientas tecnológicas cambió para siempre las expectativas y las experiencias y creó realidades completamente nuevas en todos los sectores. 

“A medida que las empresas pasan de reaccionar a la crisis a reinventar lo que vendrá a continuación, los líderes más visionarios –aquellos que utilizan la tecnología para dominar el cambio– serán quienes definan el futuro” indica el informe anual de Accenture.

En el documento “Se buscan líderes: los maestros del cambio a la hora de la verdad”, se describe la forma en que las empresas líderes comprimen una década de transformación digital en uno o dos años.

“La pandemia global presionó un botón de avance gigante hacia el futuro. Muchas organizaciones dieron un paso adelante para usar la tecnología en formas extraordinarias con el fin de mantener sus negocios y sus comunidades en funcionamiento (a un ritmo que antes se consideraba imposible), mientras que otras se enfrentaron a la dura realidad de sus deficiencias, sin la base digital necesaria para cambiar con rapidez”, explica Viridiana Zurita, directora de Tecnología en Accenture México. 

Asimismo, se indica que para dar forma al futuro, las empresas deben convertirse en maestros del cambio y adoptar tres imperativos clave. 

  1. Liderazgo exige liderazgo tecnológico. Los líderes del mañana serán quienes puedan poner la tecnología delante de sus estrategias de negocios. 
  2. Los líderes no esperarán a que llegue una nueva normalidad, sino que se reinventarán y elaborarán nuevas realidades con posturas y modelos radicalmente diferentes. 
  3. Los líderes asumirán una mayor responsabilidad como ciudadanos globales: diseñarán y aplicarán la tecnología para generar impactos positivos que van mucho más allá de la empresa, con el fin de crear un mundo más sustentable e inclusivo.

Ciberseguridad

Por otro lado, esta nueva realidad ha generado que la ciberseguridad también se convierta en una prioridad estratégica para la sostenibilidad y la competitividad de las empresas.

‘‘La aceleración en la digitalización ha generado que la ciberseguridad se convierta en una de las prioridades de las empresas que buscan sortear riesgos financieros y de reputación, lo que ha requerido mayores inversiones en este tipo de tecnologías’’, comenta Enrique González Haas, presidente y director general de Schneider Electric México y Centroamérica. ‘’Sin embargo, aún existe la importante necesidad de concientizar a la comunidad empresarial sobre los riesgos asociados a la ausencia de controles de ciberseguridad dentro de su operación’’, añade.  

Según un informe de Schneider Electric en colaboración con Oxford Business Group (OBG) se señala que aunque la evolución de la transformación tecnológica en México no mostraba previamente un crecimiento muy positivo, la pandemia aceleró la necesidad de las empresas de invertir en procesos y herramientas digitales para aumentar su competitividad y responder mejor a las demandas del mercado.

Para hacer frente a la crisis, las empresas mexicanas han tenido que adaptarse rápidamente al nuevo comportamiento de los consumidores y a las prioridades comerciales afectadas por la pandemia.

Mientras que otros mercados reducen el gasto en tecnologías de la información, se prevé que América Latina acelere la inversión digital en los próximos años. El gasto en hardware, software y servicios TI en México aumentará un 10% en 2021 con respecto al año anterior, de acuerdo con el reporte. ‘’Para reforzar la gestión de riesgos tecnológicos, las empresas todavía deben superar la falta de conocimiento, la baja inversión en ciberseguridad y la escasez de talento”.

alba.servin@eleconomista.com.mx