México captó 2,500 millones de dólares de inversiones en el sector de la minería en 2020, su nivel más bajo en los últimos 13 años, estimó este martes Fernando Alanís, presidente de la Cámara Minera de México (Camimex).

La minería es uno de los sectores que mayores montos de inversión realiza; en 2019, este indicador sumó 4,657 millones de dólares, 4.9% menos en comparación con 2018, debido a las condiciones desfavorables de demanda y precios a nivel global.

En 2020, las actividades de la industria minera estuvieron cerradas dos meses, a consecuencia de la pandemia de Covid-19, una pandemia que también afectó la llegada de capitales por la incertidumbre que generó en la economía global.

Alanís estimó que 2021 tendrá un mejor panorama” frente a 2020 en términos de la llegada de inversiones al sector minero en México, sin especificar su proyección.

México es una potencia minera a nivel global, en 2019 se ubicó entre las primeras 10 posiciones en la producción mundial de 17 minerales, incluyendo primero en plata, segundo en fluorita, tercero en celestita y wollastonita, sexto en zinc, séptimo en sal, octavo en cobre y noveno en oro, entre otros.

A nivel interno, la minería destaca por ser una actividad que genera empleos, inversiones, divisas, infraestructura, cadenas regionales de valor, consumo local y aportación al desarrollo social. En 2019, el PIB minero-metalúrgico representó 8.1% del PIB industrial y 2.3% del nacional.

De acuerdo con la Camimex, en los últimos años el sector ha enfrentado un contexto difícil a nivel externo y a nivel interno. Por una parte, la economía mundial perdió dinamismo reflejándose en una tendencia a la baja de los precios de los minerales, después del auge que finalizó en 2011; por otro lado, su competitividad se ha visto afectada por algunos factores como las condiciones fiscales y de seguridad bajo las que tiene que operar, colocándolo en desventaja frente a la competencia a nivel global y regional.

En una conferencia virtual, Alanís dijo que es importante trabajar de manera coordinada con los tres órdenes de gobierno para mejorar las condiciones que han impactado en estos factores y estimular la inversión.

En el Informe de Sustentabilidad 2020 de la Camimex, mencionó que la minería participa de 0.9% del consumo nacional de agua.

También ha sido una de las actividades impulsoras del aprovechamiento de las energías renovables como fuentes proveedoras de las necesidades energéticas de sus procesos industriales, ha reducido la generación de residuos logrando impulsar técnicas de reintegración a la naturaleza de los sitios mineros que terminaron su operación.

Las empresas afiliadas a la Camimex destinaron 1,500 millones de pesos a programas de capacitación y desarrollo de personal en 2019, esto es superior a los recursos destinados a programas del gobierno federal como el de Fortalecimiento de la Calidad Educativa con 1,282 millones de pesos, refiere el informe.

Actualmente 23 unidades mineras producen y consumen energía eléctrica de fuentes limpias (eólica, solar y cogeneración), equivalente a 959.45 GWh. En 2019, las compañías afiliadas a la Camimex emitieron un estimado de 7.5 millones de toneladas de CO2e.

roberto.morales@eleconomista.mx