Frente al desabasto de medicamentos que han revelado directivos de diversos hospitales públicos en el país, el presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que empresarios de la industria farmacéutica “quieren jugar a las vencidas” con su gobierno, con el propósito de que siga adquiriendo medicinas a precios elevados.

En Jilotepec, Estado de México, donde entregó apoyos de los programas integrales del bienestar, el primer mandatario consideró que “hay una campaña diciendo no hay medicamentos (en los hospitales públicos).

“Ahora tenemos presiones porque no les gusta lo que estamos decidiendo. Saben ustedes que se compraban de medicinas al año cerca de 90,000 millones de pesos y se compraba toda esa medicina sólo a 10 empresas. ¡Un gran negocio y no había medicinas! Bueno, ya se acabó eso.

“Ahora también, como en el caso del huachicol, quieren jugar a las vencidas. Hay una campaña diciendo: no hay medicamentos. Ahora sí ya se dan cuenta de que no hay medicamentos porque quieren obligarnos, presionarnos a que les compremos a los mismos de manera arbitraria las medicinas y caras. ¡Pues no!”, dijo. 

López Obrador afirmó que si los empresarios “no entienden”, su gobierno abrirá las licitaciones a nivel internacional, “y se va a comprar la medicina en cualquier parte del mundo, pero no van a faltar, ni nos vamos a dejar chantajear por los corruptos”.

El mandatario federal se comprometió a que en su gobierno mejorará el sistema de salud, desde la atención médica, medicamentos gratuitos y la basificación del personal médico que ahora está contratado por honorarios o eventuales.

“Vamos a ir resolviendo poco a poco este problema, es mi compromiso. Y en el sexenio vamos a tener un buen sistema de salud pública como en Canadá, como en los países nórdicos, como en otras partes en donde se garantiza el derecho a la salud”, sostuvo.

En su discurso, el presidente mencionó que su gobierno ya no aceptará recomendaciones de organismos internacionales.

“Ya no es que vamos a estar recibiendo recomendaciones, recetas de organismos financieros internacionales o de otros gobiernos. No, ahora el Plan Nacional de Desarrollo se tiene que ajustar a nuestra realidad, no lo que nos envíen de las llamadas reformas estructurales”, refirió.

Acompañado por el gobernador del estado de México, Alfredo del Mazo, el presidente AMLO pidió a los asistentes, en su mayoría simpatizantes, no confrontarse políticamente con funcionarios de otros partidos.