India tiene plena certeza de que en este sexenio se duplicará el comercio y se fortalecerán las relaciones comerciales con México. Una muestra de esto es que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ya trabaja con las farmacéuticas indias para la compra de medicamentos que surtan al sector salud.

Rodrigo Blanco, presidente del Comité de Tecnologías de la Información de la Cámara de Negocios India-México, destacó que México para la India es una nación prioritaria y vista como la ventana de entrada a América del Norte, Centro y Sudamérica, por lo que el reto de los empresarios asiáticos es tener mayor presencia. En entrevista, el también director de Asuntos Corporativos para TATA Consultancy Services México explicó que las empresas indias que proveerán al gobierno mexicano, en caso de que resulten seleccionadas, han probado su calidad y precio en el mercado de los fármacos en el mundo.

“Ya están trabajando con el gobierno federal para saber cuáles son las necesidades que ellos tienen. Dentro de la cámara hay un comité para ver las necesidades y se hará una revisión de las empresas que realmente pueden participar con productos de calidad. La ventaja de las empresas indias es la calidad sobre el precio”, afirmó.

Al cuestionarle sobre las críticas que ha dado la industria mexicana sobre los fármacos de la india de dudosa procedencia, Rodrigo Blanco respondió: “No son empresas que acaban de llegar, son empresas que tienen años con operaciones en el país, a través de distribuidores”.

Por citar algunos nombres, Dr. Reddys, Sun Pharma, Zydus Pharmaceuticals, Hetero son las empresas indias que podrían formar parte de la proveeduría del sector salud.

Recientemente, el gobierno de AMLO publicó un decreto para importar medicamentos de India y China, a fin de surtir con fármacos “más baratos” al sector salud, bajo el argumento de que la industria nacional no posee inventario y el costo es mayor.

Blanco dijo que es normal la reacción de las empresas nacionales, como una forma de proteger el mercado; sin embargo, comentó que las empresas indias ya tienen operaciones en México, con inversiones.

Los inversionistas de la India están ávidos por emprender negocios en México, pues el TLCAN —y próximamente T-MEC— se ha manejado como un trampolín de las empresas indias que se instalen en México.

“Al declarar el gobierno a la India como país estratégico, junto con China y otros países, están volteando a ver a Asia, ya con eso tenemos certeza de que el gobierno mexicano va apoyar la relación bilateral”. Si bien en el 2018 la India se convirtió en el décimo socio comercial de México con un comercio de 10,000 millones de dólares, este monto se podrá duplicar con las nuevas misiones.

lgonzalez@eleconomista.com.mx