El director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, afirmó que las empresas que mantengan el subregistro salarial de los trabajadores “quebrarán” y eso se podrá ver a partir del 2022 en adelante, gracias a los operativos que han implementado las dependencias del gobierno de manera coordinada y la denuncia que realicen los trabajadores.

Durante su participación en el Parlamento Abierto sobre subcontratación en la Cámara de Diputados, el director del IMSS dijo que hoy se ha convertido en una práctica común que las empresas, sean de tercerización o no, subregistran a los trabajadores con salarios mínimos.

Sobre el tamaño del subregistro, ejemplificó que recientemente detectaron que “una empresa dio de alta al IMSS a 16 trabajadores con 189 pesos diarios, pero justo con el trabajo que hemos desarrollado con la UIF y la STPS en diciembre, esa misma empresa ahora tiene 969 trabajadores inscritos con un salario 794 pesos; 420% más, de ese tamaño es el subregistro”.

Zoé Robledo afirmó que el dinero no recaudado por subcontratación (cerca de 21,000 millones de pesos) representa para la institución la mitad de lo que se invierte en medicamentos al año, es decir, se podrían comprar 55% más fármacos o invertirlos en la compra de 4,528 mastógrafos o 1,380 tomógrafos.

Advirtió a “aquellos que sigan queriendo hacer trampa (que) cuando un trabajador llegue al Seguro Social, denuncie a la empresa, y nosotros establezcamos los capitales constitutivos, éstos van a quebrar”.

En otro frente, Manuel Baldenebro, diputado federal, aseveró que una buena reforma para regular la subcontratación deberá proteger a los trabajadores sin afectar a las empresas, al inaugurar el Parlamento Abierto en San Lázaro. Para ello, agregó la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde Luján, que será importante diferenciar al outsourcing legal del “dañino” y no solapar a quienes están en la ilegalidad.

Los diputados analizarán las propuestas de reforma de manera responsable, aseguró Baldenebro, presidente de la Comisión del Trabajo y Previsión Social de la Cámara baja. Por una parte, dijo, “se busca fortalecer los derechos de clase trabajadora” y dar a las autoridades reglas claras para supervisar y fiscalizar esta figura. Pero también representar a los empresarios, enfatizó.

Esta vez fue la Cámara de Diputados la que recibió a autoridades del gobierno federal, empresarios y representantes de trabajadores para escuchar su postura sobre la subcontratación. Este Parlamento Abierto sobre outsourcing es el segundo que el Congreso realiza. Hace una semana lo llevó a cabo el Senado.

Las cámaras lo convocaron luego de que se detuvieron los proyectos para regular el outsourcing. Tanto diputados como senadores aceptaron realizar los foros para escuchar a las partes interesadas antes de votar los cambios legales.

“Es importantísimo que se hable del tema”, destacó Luisa María Alcalde. Recordó que en el 2012 por primera vez se integró dicho modelo de contratación en la Ley Federal del Trabajo, en una “nefasta reforma laboral”. Sin embargo, desde entonces, se pusieron “candados” para delimitar la tercerización legal de la ilegal.

[email protected]