El regulador de las telecomunicaciones en México decidió extender al 18 de mayo el plazo de recepción de preguntas y comentarios acerca del Anteproyecto de Lineamientos de Gestión de Tráfico y Administración de Red, usualmente conocidos como Lineamientos de Neutralidad de la Red.

Es la tercera vez que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) pospone el fin de la consulta pública después de haber tardado cinco años en presentar el anteproyecto mandatado por la Ley Federal de Telecomunicaciones, aprobada en 2014.

El IFT ha recibido poco más de 120,000 comentarios, preguntas, quejas y hasta insultos de individuos y organizaciones alrededor de su propuesta en la que deben basarse los operadores para gestionar y administrar el tráfico de sus redes, pero también para garantizar principios como la libertad de elección de los usuarios para acceder a cualquier contenido aplicación o servicios; la no discriminación de los contenidos, que también incluye la obstrucción, interferencia y el filtrado por parte de los proveedores o la preservación de la privacidad de los usuarios y la seguridad de la red.

Además de la extensión del plazo, el camino de la consulta pública sobre el anteproyecto se ha visto aderezado por las voces de la industria y de la sociedad civil. Poco más de un mes después de que el IFT pusiera a consulta el documento, el 17 diciembre del 2019, Facebook se reunió con la plana mayor del instituto para hablar sobre la neutralidad de la red y en febrero, un conjunto de las organizaciones de la sociedad civil lanzaron la campaña Salvemos Internet, con la que siguen buscando que más personas suscriban sus comentarios y preguntas.

Entre las organizaciones y empresas que han sometido sus comentarios en la página del IFT se cuentan la UNESCO y el Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), que instan al regulador a que los lineamientos de neutralidad de la red cuenten con un enfoque basado en derechos humanos y con perspectiva de género; el Congreso del estado de Chihuahua, que opina que el anteproyecto vulnera la libertad de los usuarios de internet, la libre competencia y el derecho humano al acceso a internet; Nokia Operations de México SA de CV, que solicita detalles sobre conceptos específicos contenidos en el anteproyecto, además de hacer algunas sugerencias técnicas, y Wikimedia Foundation, matriz de Wikipedia, que junto con su capítulo mexicano advierten sobre permisos demasiado amplios tanto para la gestión de tráfico como para su bloqueo o restricción dentro del anteproyecto, entre otras observaciones.

A esto también se añade que la Cámara Nacional de la Industria Eléctronic, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti), la Asociación Nacional de Telecomunicaciones (Anatel), la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET) y la GSMA pidieron al IFT que el plazo de recepción de comentarios sobre la neutralidad de la red se extendiera al menos 20 días hábiles, una petición que al parecer el instituto sí escuchó, pues pospuso el final de la consulta primero para el 13 de abril, luego al 5 de mayo y más recientemente, al 18 del mismo mes.

Cabe aclarar que ni el ejercicio de la consulta pública ni sus resultados tienen un carácter vinculatorio, por lo que el IFT puede ignorarlos al momento de tomar la decisión sobre cómo deben los operadores gestionar el tráfico de la red de redes; como lo explicó Alex Argüelles, encargada de Comunicación en México de la organización latinoamericana Derechos Digitales, una de las organizaciones que impulsaron la campaña Salvemos Internet, junto con la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (AMIC), accesnow, Artículo 19, el Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos), el Civic Innovation Lab de la UNAM, la colectiva Insubordinadas, el capítulo mexicano de Creative Commons, Data Cívica, Ecoosfera, El Día Después, El Poder del Consumidor, Fósforo, Indela y el Laboratorio de Interconectividades.

Los distintos aplazamientos de la consulta han llevado a que ésta transite al contexto de emergencia sanitaria generada por la pandemia de Covid-19 en México y el mundo. Para Argüelles, pese a que el distanciamiento social impulsado por los gobiernos han puesto en evidencia la importancia de internet y la necesidad de que las personas tengan acceso a una diversidad de fuentes de información, la incertidumbre acerca del principio de neutralidad de la red se mantiene.

“La discusión sobre neutralidad de la red no está siendo un eje medular en las conversaciones que se están dando ahora con la emergencia, llama la atención que las apuestas que está promoviendo el gobierno, más allá de las que tienen que ver con atención directa en centros hospitalarios, son aquellas relacionadas con aplicaciones de internet y servicios de mensajería, y si no tenemos regulaciones robustas que permitan que los derechos humanos se respeten, al final vuelve a ser un diálogo entre empresas y gobiernos”, dijo Alex Argüelles.

[email protected]

kg