El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) programó para septiembre de 2019 el inicio de la consulta pública para definir los lineamientos del principio conocido como neutralidad de la red. El regulador ha aplazado esta consulta desde la entrada en vigor de la reforma en telecomunicaciones, hace cinco años.

La consulta está programada en el Calendario Anual de Consultas públicas del IFT con el nombre de “Lineamientos para la gestión de tráfico y administración de red a que deberán sujetarse los concesionarios y autorizados que presten el servicio de acceso a internet”. Busca recoger los comentarios de academia, industria y público en general sobre la política del regulador para garantizar la neutralidad de la red.

La neutralidad de las redes, de acuerdo con los artículos 145 y 146 de la Ley Federal de Telecomunicaciones, supone condiciones de prestación de servicio de internet como:

  • La libre elección que tienen los usuarios para acceder a cualquier contenido aplicación o servicios.
  • La no discriminación de los contenidos, que también incluye la obstrucción, interferencia y el filtrado por parte de los proveedores.
  • La preservación de la privacidad de los usuarios y la seguridad de la red.

El punto central del que siempre se habla cuando se hace referencia a la neutralidad de la red es la gestión del tráfico y es la política del instituto respecto de este tema lo que su Unidad de Política Regulatoria someterá a consulta pública según el calendario.

Después del proceso de consulta, los comisionados decidirán cuál debe ser la forma en la que proveedores de servicio de internet como Telmex, AT&T o Axtel administran el tráfico de las redes entre sus usuarios y las empresas proveedoras de contenido y servicios digitales, entre las que siempre están en la mira las OTT, como Netflix o Spotify, por los requerimientos que exigen sus servicios de video o audio.

De acuerdo con el punto V del artículo 145 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, los concesionarios, es decir los prestadores del servicio de internet o ISP, deben seguir las políticas de gestión de tráfico y administración de red autorizadas por el instituto, con “el fin de que se garantice la calidad o la velocidad del servicio contratada por el usuario”. La regulación advierte que esto no debe constituir una práctica contraria a la sana competencia y libre concurrencia.

Los principios de neutralidad de la red también exigen que los proveedores ofrezcan información sobre el servicio que dan a los usuarios; además del desarrollo continuo de infraestructura de telecomunicaciones.

Obligación judicial para emitir lineamientos

Hasta el momento no hay políticas de gestión del tráfico impuestas por el regulador, por lo que los concesionarios tienen cancha abierta para ofrecer ciertos productos y servicios que privilegian algunas aplicaciones sobre otras.

A finales de agosto pasado, la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D) y el Observatorio Ciudadano de Regulación, Medios y Convergencia (Observacom) informaron del logro de una sentencia judicial que obliga al IFT a abrir el proceso de consulta pública sobre neutralidad de la red y a que, concluida esta consulta, informe “en un tiempo breve y razonable, el procedimiento para emitir los lineamientos”.

En la sentencia, que concede un amparo promovido por R3D y Observacom, una jueza de Distrito resolvió que la emisión de los lineamientos de neutralidad de la red por parte del instituto es una de sus facultades obligatorias e instruyó a que se realizara la consulta pública.

De acuerdo con Pepe Flores Sosa, director de Comunicación de R3D, el IFT ha programado desde 2015 en sus planes de trabajo anuales la realización de la consulta sobre neutralidad de la red, pero “las consultas han sido aplazadas o simplemente no se han hecho”.

“La última fecha que se dio es septiembre y esperaríamos que ante esta resolución al amparo así ocurriera”, dijo Flores.

El activista recordó un estudio realizado por R3D en 2017 que aborda algunas prácticas contrarias a la neutralidad de la red que cometen los proveedores de internet. El zero-rating, por ejemplo, es la práctica de ofrecer paquetes de acceso a redes sociales de forma gratuita y es uno de los ejemplos que ofrece Flores para ejemplificar prácticas que atentan contra la neutralidad de la red.

La ocasión más reciente en la que el instituto abordó el tema de la gestión del tráfico fue cuando anunció el plan de realizar la consulta en agosto del 2018, como reportó El Economista, pero que nunca se llevó a cabo. En aquel momento, Emiliano Díaz Goti, funcionario del IFT, adelantó durante una presentación que los operadores sí podrían gestionar el tráfico que cursa por las redes de telecomunicación que administran.

En abril del 2018, el regulador sometió a consulta pública un anteproyecto de lineamientos que establece los parámetros de calidad que deben guardar los proveedores en sus servicios de voz e internet fijos, otra condición con las que la ley de telecomunicaciones busca normar el principio de neutralidad de las redes.

Pero estos lineamientos tampoco se han emitido; antes debe resolverse el tema de la neutralidad. Y mientras, el reloj sigue corriendo.

Con información de Nicolás Lucas.

[email protected]