La Inversión Extranjera Directa (IED) global se redujo 19% en el 2018 para llegar a un estimado de 1.2 billones de dólares, según el Monitor de Tendencias de Inversión Global de la UNCTAD, publicado este lunes.

La caída, la tercera consecutiva, lleva los flujos de IED al punto bajo alcanzado después de la crisis financiera mundial, con el declive concentrado en los países desarrollados, donde los flujos de entrada cayeron 40%, hasta 451,000 millones de dólares.

“La tendencia subyacente de la IED ha mostrado un crecimiento anémico desde la crisis financiera mundial y ha tenido una trayectoria descendente desde el 2013”, dijo James Zhan, director de la División de Inversiones de la UNCTAD.

“Los factores detrás de esta tendencia negativa, como la menor rentabilidad de la inversión extranjera y los cambios en las cadenas de valor globales, no cambiarán en el futuro cercano. El telón de fondo macroeconómico también se está deteriorando”, expuso.

Según la UNCTAD, la disminución de la IED en el 2018 se debe a la reforma del impuesto a la renta de las empresas en los Estados Unidos. A partir del 2017, las empresas multinacionales de los Estados Unidos se han embarcado en una gran repatriación de las ganancias extranjeras acumuladas, una medida que ha golpeado fuertemente a Europa.

En el 2018, las entradas de inversión extranjera en Europa ascendieron a 100,000 millones de dólares, un descenso sin precedentes de 73%, y un valor visto por última vez en la década de 1990. Estados Unidos también vio caer sus entradas a 226,000 millones de dólares, una disminución de 18 por ciento. México no figuró en la lista de las 10 economías que más atrajeron IED en el 2018, una clasificación que encabezó Estados Unidos (226,000 millones de dólares), seguido por China (142,000 millones), Reino Unido (122,000 millones) y Hong Kong (112,000 millones).

Entre las regiones en desarrollo, los flujos aumentaron 5% en Asia y 6% en África, aunque el crecimiento se concentró en muy pocos países, pero disminuyó en América Latina y el Caribe (-4 por ciento).

Por su parte, Asia Oriental y Sudoriental fueron las principales regiones anfitrionas, representando un tercio de la IED mundial en el 2018 y casi todo el crecimiento de la IED en las economías en desarrollo. Las fusiones y adquisiciones transfronterizas aumentaron 19%, a 822,000 millones de dólares. De cara al futuro, según la UNCTAD, es probable que se produzca un repunte en el 2019, pero la tendencia subyacente sigue siendo débil.

Los anuncios de proyectos de inversiones (greenfield, en inglés) aumentaron 29%, aunque desde niveles relativamente bajos en el 2017.

[email protected]