Los distribuidores de gas licuado del petróleo (LP) se encuentran en posibilidades de reducir entre 1 y 2 pesos el precio final del kilogramo de gas licuado de petróleo, ya que Petróleos Mexicanos (Pemex) ha otorgado descuentos promedio de 20% para competir con las importaciones de terceros que arrancaron en enero pasado, aseguraron autoridades energéticas y hacendarias ante la Comisión Permanente del Congreso.

El mercado de gas LP se ha adelantado porque ya veníamos trabajando con privados desde antes de la reforma energética y por eso Pemex ha logrado este esfuerzo de otorgar descuentos a los distribuidores que ya se pueden traducir en ahorros para los consumidores finales, que van de entre 1 y 2 pesos por kilogramo y que significan entre 14 y 18% del precio , dijo Miguel Messmacher, subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda.

José Antonio González Anaya, director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), aseguró en el mismo foro que algunos consumidores de gran calado, sobre todo, ya han visto estos ahorros en los últimos meses.

Sin embargo, los precios al consumidor promedio nacional decretados cada mes en la primera mitad del año llevan un aumento de 2.7% en comparación con el mismo periodo del año pasado, ubicándose en 14.83 pesos por kilogramo. El precio del gas LP ha tenido un aumento de 65% en los últimos 10 años y con estos descuentos deberán reflejarse reducciones al cierre de este año.

Estrategia competitiva

La estrategia de Pemex arrancó con la circular emitida el 30 de marzo por la subdirección de Gas Licuado y Petroquímicos Básicos y la Gerencia de Logística y Suministro de la estatal, en la cual redujo a 9.08 pesos por kilogramo el precio promedio nacional de venta de primera mano del combustible para el mes de abril, en contraste con 9.402 pesos por kilogramo que costó en marzo, a pesar de que el precio máximo para ese cuarto mes del año, emitido por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), fue de 9.401 pesos por kilogramo.

Entonces, Pemex explicó que se decidió ejercer la facultad de vender a precios más competitivos. Así, a partir de abril Pemex ha otorgado algunos descuentos a los distribuidores, sin incurrir en discriminación indebida, y sin incurrir en pérdidas respecto de los costos de producción, con el propósito de incentivar sus compras, ya que para una empresa como Petróleos Mexicanos, es muy importante asegurar el desplazamiento de la producción .

La elaboración de gas LP ha caído en más de 32% en los últimos 10 años, con lo que sus importaciones habían aumentado de casi 69,000 a más de 93,000 barriles diarios entre el 2006 y el 2015, pero este año llevan una caída de 28% en el primer semestre en comparación con el mismo periodo del año pasado, con lo que lograron ubicarse en un nivel sólo 0.6% superior al que tenían hace una década.

En valor, estas compras del combustible para satisfacer la demanda nacional por parte de Pemex pasaron de 576 millones de dólares en el primer semestre del 2006 a 914 millones en el 2015, pero a partir de la liberación de las importaciones la estatal logró reducir a 328 millones de dólares las compras al exterior en la primera mitad de este año, ya que diversos privados satisfacen su propia demanda con infraestructura propia de transporte que antes arrendaban a la estatal.

kgarcia@eleconomista.com.mx