Tras la muerte de Roberto González Barrera en agosto pasado, Gruma no sólo ha logrado salir adelante a través de la reestructuración del grupo, sino que una parte de la familia aumentó su tenencia accionaria y con ello aseguró el control de la compañía.

Y es que luego de la muerte de su fundador, a quien le sobreviven seis hijos, la multinacional emprendió cambios en su mesa directiva y la compra de la participación que tenía Archer Daniels Midland (ADM), entre otras medidas realizadas en los últimos meses.

En dicho proceso, el control de la compañía productora de harina y de maíz más importante a nivel mundial quedó en manos de la familia González Moreno, toda vez que aun cuando Roberto González Alcalá se mantiene dentro de la empresa, su participación accionaria lo deja fuera del grupo de control.

Ante la incertidumbre entre los inversionistas sobre qué sucedería con la empresa ante el fallecimiento del empresario, Gruma emitió un comunicado en donde daba cuenta que la operación y administración de la compañía continuaría desarrollándose de la misma manera.

Y es que, en esos momentos, Juan González Moreno tenía a su cargo la dirección de Operaciones de Asia y Oceanía, y Roberto González Alcalá las riendas de México y América Latina.

González Barrera procreó con su esposa Graciela Moreno a Roberto, Bertha, Juan Antonio, Graciela y Mayra, y fuera de esta relación tuvo a Roberto González Alcalá.

En este contexto, a finales de noviembre pasado iniciaron los cambios dentro de la empresa al nombrar a Raúl Cavazos Morales como el nuevo encargado de la Dirección Corporativa de Finanzas y Planeación de Gruma, en sustitución de Alejandro Barrientos Serrano.

El 13 de diciembre se designó además a Juan González Moreno como nuevo presidente del Consejo de Administración, mientras que en la vicepresidencia del Consejo se nombró Carlos Hank González.

Además de crearse un Comité Ejecutivo integrado por el presidente, vicepresidente y los consejeros independientes Eduardo Livas Cantú y Javier Vélez Bautista.

Según se informó, a través de este Consejo se busca fortalecer el gobierno corporativo de la compañía, al tener dos personas ajenas a la familia -pero con experiencia dentro de la firma- para la toma de decisiones importantes.

En esa fecha también se anunció la incorporación de Roberto González Moreno, Mayra González Moreno, Eduardo Livas Cantú y al propio Carlos Hank González como nuevos consejeros; de esta manera, todos los integrantes de la familia González Moreno "tienen un lugar en el Consejo de Administración".

No obstante, el Comité Ejecutivo ya trabaja con la administración de la empresa en el reforzamiento del Plan Estratégico que se propondrá al Consejo de Administración con un enfoque de negocios base, que son aquellos en los que cuenta con claras ventajas competitivas, liderazgo en el mercado y marcas reconocidas, entre otros.

El 16 de diciembre se argumentó que ante fundadas expectativas de creación de valor en la empresa es que se ejercía la opción de compra y cierre de operación por 450 millones de dólares, que incluye 23.16 por ciento de las acciones de Gruma propiedad de ADM y su participación en las subsidiarias Azteca Milling, Molinera de México y Gruma Venezuela.

Al reducirse de 564 millones de acciones en circulación a 434 millones, debido a la cancelación de los títulos adquiridos de ADM, la participación de los inversionistas en Bolsa aumentará de 27 a 35 por ciento.

La transacción implicó igualar los términos de la oferta hecha por Fernando Chico Pardo a ADM por el paquete accionario, consistente en 450 millones de dólares, más una obligación de pagar hasta 60 millones de dólares contingente a ciertos eventos relacionados con el desempeño y presencia de la acción en los próximos 42 meses.

El reciente cambio en la empresa se dio el pasado 18 de diciembre, cuando se hizo pública la renuncia de Roberto González Alcalá a las direcciones generales de Gruma México y Latinoamérica y de Grupo Industrial Maseca (GIMSA), ésta subsidiaria de Gruma dedicada a la producción de harina de maíz en México.

En tanto se designa al nuevo director de Gruma México y Latinoamérica y GIMSA, cuya facultad le pertenece al Consejo de Administración, la Presidencia del Consejo nombrará a un equipo conformado por directores de la empresa para hacerse cargo temporalmente de las funciones que se encontraban bajo la responsabilidad de González Alcalá.

En el panorama internacional, de acuerdo con el Grupo Financiero Ve por Más, uno de los factores que podría influir en las operaciones de Gruma es la salud del presidente venezolano Hugo Chávez, ya que desde 2010 la empresa está en negociaciones con el gobierno sudamericano para obtener una compensación por los activos sujetos a expropiación.

En mayo de 2010, el gobierno de Chávez expropió la filial de la empresa mexicana en ese país con 10 plantas productoras, las cuales representan 15.7% de las ventas totales.

La empresa se encuentra en negociaciones con el gobierno venezolano para obtener una compensación por los activos sujetos a expropiación. Sin embargo, hasta la fecha el control de la filial sigue siendo de Gruma, ya que el gobierno tiene poca presencia en las operaciones.

Gruma opera principalmente en México, Estados Unidos, Venezuela, Australia, así como en países de Centroamérica, Europa y Asia, que en total suman más de 100 países y con 99 plantas en el mundo.

lgl/klm