Google paga una tasa global de impuestos sobre sus ingresos globales de alrededor de 25% anual, aunque la mayoría de esta tributación se queda en Estados Unidos. En 2018, Alphabet, la casa matriz de Google, reportó ingresos totales a nivel mundial por 136,800 millones de dólares, 23% más que en 2017. La compañía achacó el hecho de que no paga impuestos por el uso y consumo de sus servicios digitales en cada país en el que los ofrece al funcionamiento de los sistemas tributarios de los estados de manera global.

“Nosotros pagamos muchos impuestos, pero los pagamos en Estados Unidos por las reglas que están impuestas internacionalmente, que dependen de los gobiernos, no de nosotros”, dijo Fabien Curto Millet, director de Economics de Google.

Durante una mesa redonda a propósito del anuncio del impacto económico que tiene la operación de algunos de los servicios de Google en México, este reportero le preguntó a la compañía acerca de su percepción sobre el impuesto a los servicios y productos digitales que ha sido puesto sobre la mesa por varios integrantes de distintos poderes del Estado mexicano, entre los que se encuentra el recién nombrado secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, además de por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y si el mismo afectaría este impacto económico que tienen sus operaciones en el país, una cifra que la empresa californiana no hacía pública desde 2016 y que, según sus cálculos, ascendió a 47,000 millones de pesos en 2018.

 

Entre los servicios digitales por cuya comercializacion Google está obligado a pagar impuestos en Estados Unidos se encuentran la venta de la publicidad que exhibe en su popular buscador y a través de los servicios Google AdSense y AdWords, los servicios de su suite de oficina Google Drive y sus servicios de almacenamiento y desarrollo en la nube Google Cloud. Esta lista abarca también las licencias de su sistema operativo Android, además de sus servicios de streaming como YouTube Music, entre otros.

Aunque María Teresa Arnal, directora general de Google México, declinó responder a la pregunta de El Economista, Curto Millet, quien reporta directamente al chief economist de Google a escala mundial, Hal Varian, habló acerca de esta tributación al consumo en la economía digital en términos globales:

—La OCDE y particularmente México están impulsando la imposición de un impuesto digital, una de cuyas partes afectaría justamente a la publicidad digital, ¿cual es la perspectiva de Google sobre este impuesto? y ¿consideran que podría afectar el impacto económico que tiene la compañía en el país y en otros países?

—Yo puedo dar informacion del tema de los impuestos en general, no del impuesto local. En general, mucha gente no entiende estas cuestiones de impuestos, tiene la impresión de que Google no está pagando muchos impuestos y no es verdad, porque nuestra tasa de impuestos efectiva sobre los ingresos globales es como de un 24 por ciento. Hemos sacado las cifras, hemos testificado en el Parlamento Europeo sobre esta base, pero el sistema actual está basado sobre generar impuestos en el punto de creación de valor, que para nosotros es de manera predominante Estados Unidos, donde está la ingeniería. Es lo mismo que los fabricantes de automóviles alemanes, pagan sus impuestos en Alemania aunque generan ventas también en Estados Unidos, es la base del sistema.

“Ahora existen conversaciones en la OCDE, por ejemplo, como foro importante, para cambiar de sistema e imponer los impuestos más donde es realizado el consumo, que sería un sistema distinto, pero la respuesta es que nosotros pagamos muchos impuestos, pero los pagamos en Estados Unidos por las reglas que están impuestas internacionalmente, que dependen de los gobiernos, no de nosotros.

Impacto económico de Google en México.
Impacto económico de Google en México. Da clic en la imagen para leer más información.

Al contar con una subsidiaria en México, Google paga impuestos locales como el IVA y el Impuesto sobre la Renta (ISR) por los bienes y servicios que necesita para operar en el país, además de las responsabilidades a las que está obligada por la contratación de personal en territorio mexicano.

Varios países de la OCDE se han sumado al llamado a discutir un gravamen de 3% a los servicios digitales que ofrecen compañías como Facebook, Google, Amazon, Netflix, entre otras. En marzo pasado, el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, dijo que su país estaba trabajando en la aplicación de este gravamen, ante lo cual Estados Unidos manifestó su intención de lograr un acuerdo entre los países de la OCDE con el fin de llegar a un acuerdo común para aplicar este tipo de impuesto.

En México, en septiembre del 2018, el grupo parlamentario del PRD propuso una iniciativa de ley con proyecto de decreto para que las empresas que brindan “determinados” servicios digitales en México tengan que pagar un impuesto por la prestación de estos servicios. La iniciativa obligaría a las empresas nacionales o extranjeras que operen en México y que brinden servicios digitales a pagar un impuesto equivalente a 3% de sus ingresos brutos totales generados por la prestación de estos servicios.

En abril, el entonces subsecretario de Hacienda y hoy titular de la cartera, Arturo Herrera Gutiérrez, habló sobre la posibilidad de que se implemente un gravamen a los servicios digitales para mejorar la recaudación. De acuerdo con el reporte Estadísticas de Ingresos Tributarios en América Latina y el Caribe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en la región podrían recaudarse hasta 580 millones de dólares a partir de un impuesto de este tipo, de los cuales México podría obtener una tercera parte del total recaudado. 

 

Un reporte de Reuters del 9 de junio refirió que los ministros de Finanzas del grupo de países que integran el G20, entre los que se encuentra México, acordaron “redactar una nueva normativa común para acabar con las lagunas legales utilizadas por los gigantes tecnológicos mundiales, como Facebook, para reducir el pago de impuestos”, de acuerdo con una versión final del comunicado del grupo recabada por la agencia. 

“Acogemos con agrado los recientes avances en la resolución de los problemas fiscales derivados de la digitalización (...) Redoblaremos nuestros esfuerzos para conseguir una solución de consenso para el 2020”, refiere el comunicado según Reuters.

ACTUALIZACIÓN 11/07/2019 12:18 HORAS: Esta versión modifica el título del artículo y agrega un segundo enunciado en el sumario, para evitar una posible interpretación de que Google no paga impuestos en los países donde opera fuera de Estados Unidos.

De parte de Google México, recibimos la siguiente comunicación que publicamos de manera íntegra:

A quien corresponda:

Con respecto al artículo publicado por El Economista en su diario impreso y plataformas digitales titulado: “Google paga impuestos… pero en Estados Unidos”, pongo a su consideración que Google, como lo menciona el artículo, cumple con todas las leyes fiscales aplicables en todos los países en los que opera, incluyendo el pago de los impuestos correspondientes en México. Encontramos que el título del artículo podría transmitir una realidad distinta. Agradeceremos su apoyo para comunicar esto a sus lectores.

Saludos atentos, 

Ricardo Zamora 

Gerente de Comunicación, Google México