El Gobierno argentino finalmente dio a conocer la resolución mediante la cual afloja el cepo a las exportaciones de carne, y permite la venta a China de la llamada "vaca conserva" o vacas categorías E y D, que se estima en 140,000 cabezas.

Dio a conocer el decreto que volverá a abrir el mercado chino, donde determina que se otorgarán hasta 100 toneladas mensuales "que tenga establecimiento faenador" y hasta 50 toneladas mensuales" por empresa que tenga establecimiento procesador de carne vacuna para exportación", siempre que las vacas se encuentren dentro de las categorías D o E. Esta asignación se realizará hasta alcanzar la faena de 140,000 vacas de esta categoría.

En tanto, se determinó que algunos cortes de carne vacuna -como asado con o sin hueso, falda, matambre, tapa de asado, cuadrada, paleta y vacío-, "resultantes de la faena de vacas de conformación de Tipo D o E, faenados a partir de la fecha de la publicación de la presente resolución, estarán exentos de las restricciones a la exportación del Artículo 1° del mencionado Decreto N° 408/21".

De acuerdo con lo dictaminado por el Gobierno, se modifica lo establecido anteriormente en el decreto 408/21, y se le concede al campo una medida que venía siendo reclamada desde hace tiempo, pero que además esperaba ya más de una semana por su aplicación. Al mismo tiempo, el decreto determina que Agricultura tendrá la facultad de establecer excepciones "a las pautas establecidas" para aquellos cupos especiales o categorías de animales que no sean de consumo tradicional en la Argentina, "siempre que no alteren el normal abastecimiento del mercado interno". Además, el gobierno determinó la creación de la Mesa de Coordinación del Sector Cárnico, que tendrá como objetivo realizar el seguimiento de esta nueva normativa.

Por otra parte, el Gobierno decidió también apretar la canilla de las exportaciones de maíz. Ahora Agricultura determinó que para que sea aprobada su comercialización, deben cumplir algunos requisitos.

De acuerdo con lo que explicaron fuentes oficiales, a fines de septiembre pasado ya había registradas 38.5 millones de toneladas para ser exportadas, equivalentes al saldo exportador de este año. Este movimiento, según las fuentes consultadas, estuvo relacionado con los rumores que indicaban que el Gobierno debería todo listo para subir las retenciones al maíz, lo que generó una mayor apuro de los productores para vender.

De acuerdo con la visión oficial, esto no implica un cierre exportador, sino que se comenzará a exigir algunas cuestiones burocráticas.