Colombia adjudicó el bloque final de su última subasta de petróleo a un consorcio formado por Geopark y Hocol, una subsidiaria de la estatal Ecopetrol, indicó el martes Geopark.

El bloque LLA 124 recibió inicialmente dos ofertas en la primera ronda de la puja, por parte del consorcio y de la canadiense Parex. La subasta fue la segunda del país andino este año. Parex presentó una nueva oferta por el bloque durante un periodo de contraoferta a comienzos de este mes, pero el consorcio ganador replicó la nueva oferta y obtuvo el contrato. La firma espera que los contratos finales se firmen en diciembre del 2019 o principios del 2020.

Geopark informó que los bloques adquiridos representan una superficie de exploración atractiva, de bajo riesgo y alto potencial en la cuenca Llanos cerca del bloque Llanos 34, y rodeado de múltiples campos productores de petróleo y gas e infraestructura existente.

Colombia firmó 31 contratos petroleros en el 2019 en un esfuerzo por impulsar su sector de hidrocarburos y gas. El jefe de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Luis Miguel Morelli, dijo a comienzos del mes que los contratos traerán un cambio radical a la industria de hidrocarburos de Colombia. El año anterior, las reservas de crudo de Colombia aumentaron 9.9%, a 1,958 millones de barriles, equivalente a 6.2 años de producción y el gobierno quiere aumentarlas al menos a 10 años.

La producción promedio de petróleo es de aproximadamente 860,000 barriles por día.

El jefe de la Agencia dijo que están proponiéndole al Consejo Directivo de la entidad que se haga una reforma al reglamento, que permite el ingreso de nuevos inversionistas al país. Lo que quieren plantear es que se flexibilicen los protocolos de entrada, en tanto que se disminuyan los requisitos, pues van desde exigir que las empresas que vayan a invertir tengan más de 20 millones de dólares de patrimonio, hasta que produzcan mínimo 2,000 barriles de crudo diarios.