Las gasolineras gestionadas por la británica BP y su rival estadounidense ExxonMobil cerraron en el Reino Unido debido a la escasez de combustible, en medio de problemas de aprovisionamiento en el país debido a la falta de camioneros.

El gigante petrolero BP afirmó este jueves que "un pequeño número" de sus gasolineras en el Reino Unido ha "cerrado temporalmente debido a la escasez de carburante sin plomo y diésel".

En un comunicado enviado a la AFP, el grupo reconoce que "sufre problemas de abastecimiento de gasolina en algunos lugares de venta del Reino Unido" causados por "retrasos en las entregas debido a la escasez de camioneros".

El gigante estadounidense ExxonMobil, propietario de las gasolineras Esso, informó que un "pequeño número" de las 200 que tiene en los supermercados Tesco también se vio afectado por este problema, según la agencia PA.

Estos problemas de aprovisionamiento se deben a la pandemia, que incitó a muchos camioneros, en su mayoría extranjeros, a regresar a su país, y a que los centros de formación de nuevos conductores estuvieron cerrados durante meses.

Además la llegada de nuevos camioneros de la Unión Europea se complicó con el Brexit, con trámites de inmigración mucho más complejos.