Kim Beom-su, una de las cinco mayores fortunas de Corea del Sur, fundador de KakaoTalk, la aplicación mensajería más popular del país, se comprometió el lunes a donar más de la mitad de su dinero para fines filantrópicos.

Kim tiene una fortuna estimada de 9,400 millones de dólares, según la revista Forbes. Su decisión es relativamente inusual en una economía dominada por los "chaebols", los grandes conglomerados familiares.

"Prometí dar más de la mitad de mi patrimonio para resolver los problemas sociales", dijo Kim con motivo del Año Nuevo Lunar en un mensaje dirigido a todos los empleados del grupo Kakao, que la AFP pudo consultar.

Fundado en 2010, Kakao ofrece servicios para teléfonos móviles. Su aplicación estrella, KakaoTalk, está instalada en el 90% de los teléfonos en circulación en Corea del Sur.

Forbes califica a Kim como "el mayor ganador" de 2020 en Corea del Sur, un año en el que los servicios en línea despegaron en todas partes debido a la pandemia.

El compromiso de donar más de la mitad de la propia fortuna a obras de caridad forma parte de la iniciativa Giving Pledge, lanzada en 2010 por los millonarios estadounidenses Warren Buffett y Bill Gates.

Más de 200 superricos se han comprometido a hacerlo, según el sitio web Giving Pledge. Sin embargo, la iniciativa ha tenido poco eco en Asia oriental hasta ahora.