Los incrementos presupuestarios para apoyar a la reforma energética finalizarán en el 2017, como se observa en el proyecto de presupuesto enviado al Congreso la semana pasada, ya que tanto la Secretaría de Energía (Sener) como los reguladores del sector recibieron presupuestos inferiores en por lo menos 8.4% y hasta casi 16%, mientras que Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) reciben ligeros aumentos que son posibles por los recortes de que han sido objeto estas empresas en los últimos dos años.

Para la Sener, responsable de definir la política energética que incluirá al menos dos licitaciones petroleras anunciadas hasta ahora como parte de la Ronda 2 el próximo año, se prevé un presupuesto de 2,361 millones de pesos, que es inferior en 15.9% al asignado en el 2016. Entre el 2013 y el 2015, el presupuesto de este organismo aumentó 67%, pero el próximo año se pretende reducir a niveles anteriores a los cambios legales del sector.

En tanto, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), que conducirá estas dos licitaciones y mantendrá la supervisión de las 194 asignaciones de Pemex, junto con los 30 contratos ya firmados con privados en la Ronda Uno y los que se sumen en aguas profundas, así como la asociación en el campo Trion, recibe un recorte presupuestario de 9.4% en comparación con la partida del año pasado, con lo que obtiene un presupuesto de poco más de 290 millones de pesos para el 2017.Del 2013 al 2015, el incremento al presupuesto de este órgano encargado de regular todas las actividades aguas arriba que son exploración y producción de hidrocarburos en México fue nada menos que 82%, pero con la reducción de los ingresos por exportaciones petroleras y los subsecuentes recortes comenzó esta disminución que puede compensar parcialmente con el cobro de derechos a los regulados del sector.

La Comisión Reguladora de Energía (CRE), con la tarea de otorgar permisos y regular las actividades de toda la cadena de valor en hidrocarburos y electricidad donde habrá modificaciones importantes, como la liberación del precio del gas licuado de petróleo a partir del 1 de enero del próximo año, la liberación del precio de venta de primera mano del gas de Pemex en el norte del país o la propuesta de soltar gradualmente el precio de las gasolinas al mercado , tiene para el 2017 un presupuesto de 339 millones de pesos, inferior en 8.4% al de este año, luego de que del 2013 al 2015 se le otorgó el mayor incremento del sector: de 129 por ciento.

Pemex y CFE, ligeramente beneficiadas tras los recientes recortes

La petrolera estatal, que en los últimos dos ejercicios ha sufrido recortes que suman 162,000 millones de pesos sobre lo ya presupuestado, recibe una partida de 391,946 millones de pesos que es apenas 3.6% superior al que ejerce efectivamente tras el recorte de 20% de su gasto en febrero. Por tanto, si se compara lo aprobado del 2016 con el proyecto del 2017, la estatal recibiría una reducción de 18% a su presupuesto.

Finalmente, la CFE obtiene una partida de 332,453 millones de pesos, que es 9.2% superior a la del 2016, año en que la empresa no sufrió disminuciones por los recortes al gasto federal. De ahí que, a pesar de la austeridad que se observa en otras entidades, sectores y programas, la estatal eléctrica mantiene incrementos a su presupuesto al menos desde que arrancó la implementación de la reforma energética.

[email protected]