En el quinto mes del año, las industrias establecidas en el país dedicadas a fabricar equipo de cómputo, celulares, televisores inteligentes, accesorios y otros equipos electrónicos registraron un crecimiento de 10.19% a tasa anual en su actividad industrial, la cifra más alta registrada desde mayo del 2017.

En lo que va del año la actividad industrial de las empresas de este subsector no había registrado mejorías tan significativas; en enero el crecimiento fue de 3.70%, en febrero de 4.40%, en marzo de 8.24% y en abril desaceleró hasta 0.31%; esta situación refleja la recuperación importante lograda en el quinto mes.

El dinamismo en la producción de aparatos para la computación, comunicación y medición se explica por los buenos resultados obtenidos por la ubicación de importantes clústers tecnológicos en entidades como Nuevo León, Baja California, Jalisco y Guanajuato. Aunado a esto, otros estados, como Querétaro y Yucatán, se han presentado como blancos para la inversión de industrias de logística e innovación, aeroespaciales y tecnologías de la información.

De acuerdo con cifras desestacionalizadas de Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), en mayo de este año, otros subsectores de la industria manufacturera también presentaron crecimientos importantes de su actividad industrial, como el dedicado a las bebidas y el tabaco (7.83%), fabricación de equipo de transporte (4.75%), la fabricación de productos metálicos (4.00%) y la fabricación de muebles, colchones y persianas (3.93 por ciento).

Seis sectores pierden dinamismo

La actividad industrial de las empresas manufactureras creció 2.81% en mayo del 2018; el mayor nivel desde septiembre del año pasado. De las 21 ramas en las que se divide la industria manufacturera, sólo en seis se presentaron caídas.

Los resultados negativos se registraron en: las firmas dedicadas a fabricar productos derivados del petróleo y carbón (19.37%), en industria de la madera (4.57%), en las que fabrican prendas de vestir (4.10%), en la industria del plástico y del hule (1.41%), en la industria química (1.34%) y en las fabricadoras de aparatos para la generación de energía eléctrica (0.15 por ciento).

 

ana.garcia@eleconomista.mx