Europa mostró fortaleza regional al incluir a cinco de sus países en los 10 primeros lugares de la Clasificación Mundial de Competitividad 2021, elaborada por el Instituto para el Desarrollo Gerencial (IMD).

Suiza se ubicó al frente de todos, seguida de Suecia, Dinamarca y los Países Bajos, mientras que Singapur, líder en la anterior edición, cayó a la quinta posición.

Las economías con mejor desempeño se caracterizan por diversos grados de inversión en innovación, actividades económicas diversificadas y políticas públicas de apoyo, según los expertos del Centro de Competitividad Mundial.

En efecto, la fortaleza en estas áreas antes de la pandemia permitió a las economías europeas abordar las implicaciones económicas de la crisis de manera más efectiva.

Las subsiguientes posiciones fueron para Noruega, Hong Kong, Taiwán, Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos.

Suiza mejoró mucho en su desempeño económico en comparación con el año pasado, cuando ocupó el tercer lugar, particularmente en inversión internacional y empleo. Además, en eficiencia del gobierno, se disparó a la cima del ranking en finanzas públicas y marco institucional.

También Suiza avanzó en productividad y eficiencia, mercado laboral, prácticas de gestión y actitudes y valores de los gerentes, que son todos componentes de la eficiencia empresarial. El país logró liderar el ranking en infraestructura, llegó a la cima en educación y ocupó el tercer lugar en salud y medio ambiente.

A pesar de las fluctuaciones económicas e incluso posibles recesiones en los países en Europa, la clasificación retoma cómo estas economías tienen los pilares correctos en su lugar (sectores público y privado confiables y una educación sólida) para generar prosperidad durante la próxima década, de acuerdo con los expertos del Centro de Competitividad Mundial.

El hecho de que Reino Unido haya pasado del lugar 19 al 18 se atribuye en parte a la proximidad del país a los mercados de Europa en un lapso de movimiento restringido, y a pesar del Brexit. Al mismo tiempo, Europa del Este se mantiene estable con una posición media en el puesto 43.

Mientras tanto, el ascenso de China en la clasificación, del puesto 20 al 16, continúa la trayectoria positiva en la que ha estado durante una década, gracias a su continua reducción de la pobreza y al impulso de la infraestructura y la educación.

Si bien Singapur siguió siendo el país asiático con mejor desempeño, no logró mantener la primera posición que disfrutó tanto el año pasado como en 2019. Singapur ha tenido problemas con la pérdida de empleos, la falta de productividad y el impacto económico de la pandemia, según los mismos analistas.

Por otra parte, América del Norte (Estados Unidos, Canadá y México) como región se mantiene en una senda descendente en 2021. Desde 2016, los niveles de competitividad de los países de esta subregión han caído de una posición promedio 21 en el ranking a un promedio 26 en 2021. América del Sur experimentó un retroceso en las mejoras de competitividad logradas entre 2019 y 2020. En promedio y durante el último año, los países de esta subregión, en su conjunto, han caído en términos de competitividad y han perdido tres lugares.

roberto.morales@eleconomista.mx