El incumplimiento de los compromisos por los que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) acusó a Petróleos Mexicanos (Pemex) respecto a la publicación de las condiciones contractuales de ventas de primera mano de diesel marino tiene dos causas, hasta donde perciben especialistas: la falta de coordinación entre reguladores y la enorme carga de atribuciones de la Comisión Reguladora de Energía (CRE). No obstante, en caso de que exista una impugnación por parte de la estatal, será el Poder Judicial quien decida la responsabilidad de la petrolera y el pago de la multa de 368 millones de pesos a que se hizo acreedora, más lo que se sume si cae de nuevo en faltas.

De acuerdo con Miguel Flores Bernés, experto en competencia económica, el hecho de que los compromisos originales no fueran públicos por cuestiones de confidencialidad impide conocer si en los términos en que fueron redactados Pemex Transformación Industrial (TRI) se comprometió a algo que no podía llevar a cabo, como asegura. Aun así, Pemex debe encontrar la manera de cumplir tanto con la CRE como con la Cofece para futuras controversias, mientras que los reguladores requieren también ajustarse a las necesidades del nuevo mercado.

Ciertamente sí hace falta una mayor coordinación entre la Cofece y la CRE en lo que tiene que ver con la regulación que concierne a los mercados de combustibles de Pemex, porque aunque hay claridad en torno a que no habrá trato discriminatorio en el nuevo esquema, lo importante es que se encuentren los mecanismos para que esto se cumpla , dijo Bernés Flores. Será la autoridad judicial quien determine si realmente existió una falta, consideró.

Falta inversión en la CRE

Por otra parte, Arturo Carranza, del Instituto Nacional de Administración Pública, explicó que este tipo de controversias resultan previsibles, dada la enorme carga de trabajo que tiene la CRE, y debe cumplir a la velocidad de la apertura de los mercados.

Para este especialista, el espíritu de la Ley de los Órganos Reguladores Coordinados en materia energética es el adecuado, pero con todas las atribuciones con que cuenta la CRE tanto en materia de petrolíferos como de electricidad será complicado que responda con sentido de oportunidad.

Con la velocidad de la apertura, asistimos a procesos que se detienen por falta de recursos financieros y técnicos , aseguró.

Lo más importante en esta etapa de implementación de la reforma energética es otorgar certidumbre a los inversionistas sobre los mercados a los que pretenden llegar, dijo, y para ello, hace falta apostarle a la capacitación del personal técnico desde la práctica y mediante la selección adecuada de los recursos humanos.

kgarcia@eleconomista.com.mx