Los resultados negativos de Nissan, Ford y Volkswagen, así como el paro de labores por la Semana Santa, fueron algunos factores por los que la producción de vehículos en México cayó 10.9% durante marzo pasado, con lo cual la industria nacional ensambló 331,109 unidades contra los 371,447 autos del mismo mes del 2017, lo que representa la primera caída desde mayo del 2016, cuando se contrajo 3.1 por ciento.

En caso contrario, la exportación de autos ligeros repuntó 7.5% con respecto a marzo del 2017, al contabilizar 327,955 unidades, lo que representa el mayor envío de autos al mundo en la historia de México, pese a la menor demanda que sufrió de Norteamérica.

Fausto Cuevas, director de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), achacó la caída en producción de marzo al paro de labores en las plantas automotrices por los días de asueto para celebración de la Semana Santa, además, en el caso de VW por la curva de arranque de su nueva versión de Jetta. Y reconoció que la desaceleración de ventas de autos en el mercado interno también impactó.

La reducción de ensamble en marzo afectó la producción del primer trimestre, al caer 0.4% respecto al mismo periodo del año previo, con una diferencia de 3,766 vehículos ligeros. Las 10 plantas automotrices instaladas en México produjeron 963,216 autos contra los 966,982 registrados de enero a marzo del 2017.

La caída en producción de casi 11% en marzo representó que 40,338 unidades se dejaran de producir comparado con igual mes del año previo; aunque tan sólo Nissan —que disminuyó 32%—, Ford (perdió 40.8%) y VW (-32%) dejaron de ensamblar casi 61,000 unidades juntos.

Así, durante el tercer mes del año, General Motors se colocó como la mayor fabricante de autos en México, con 73,417 vehículos —la gran mayoría camionetas—, dejando al líder del mercado (Nissan) en segundo sitio con 59,192 autos.

En caso contrario, Audi registró un repunte de 121.5% en producción, al pasar de 7,760 a 17,186 unidades; la coreana KIA creció 41.2%, de 14,8577 a 20,972 vehículos; y Toyota al aumentar 18.1%, con 16,931 unidades.

En conferencia de prensa, Fausto Cuevas dijo que la baja en producción nacional se debe a un efecto de temporalidad, pero se logrará la meta de una producción récord mayor a los 4 millones de unidades al finalizar el 2018.

VIENTO EN POPA

Aunque la demanda de autos en Norteamérica cayó en marzo: los envíos a Estados Unidos se redujeron 1.1%, unas 2,000 unidades menos y Canadá disminuyó 6.8%, con una cantidad similar, las exportaciones mexicanas siguen logrando cifras récord. Durante marzo, México fue el único mercado de envíos a Estados Unidos que presentó decrecimiento, aun cuando las ventas en EU crecieron 6.4 por ciento. Audi fue la marca que logró el mejor crecimiento en las exportaciones, al repuntar 149.5% en marzo y enviar 18,412 unidades; pero General Motors se posicionó como la mayor automotriz exportadora, con 77,865 autos que representó aumento de 44.6% respecto a igual mes del 2017.

KIA incrementó sus exportaciones en 34.9% y Toyota lo hizo con 22.9%, así como FCA con 21.8%, que inyectaron dinamismo de los envíos de vehículos mexicanos.

La exportación de autos durante el primer trimestre crecieron 8.1%, con el registro de 835,023 vehículos, cifra considerada como récord para la industria mexicana.

[email protected]