Un problema eléctrico que llevó a suspender el servicio de docenas de aviones Boeing 737 MAX se extendía después de que los ingenieros encontraron defectos de conexión a tierra similares en otras partes de la cabina, explicaron a Reuters fuentes de la industria.

Las aerolíneas retiraron docenas de aviones MAX del servicio hace una semana después de que Boeing Co advirtió de un problema de conexión a tierra relacionado con la producción en una unidad de control de energía de reserva situada en la cabina de algunos aviones.

Desde entonces, se han encontrado presuntos problemas de conexión a tierra en otros dos lugares de la cabina de vuelo, dijeron las fuentes.

Se trata del estante de almacenamiento, donde se guarda la unidad de control afectada y del panel de instrumentos situado frente a los pilotos.

Boeing no hizo comentarios inmediatos sobre el problema más amplio, del que informó por primera vez Aviation Week. (https://bit.ly/3mT210Y)

Boeing terminó la jornada de operaciones en Wall Street con un descenso de 1.2 por ciento. El fallo que afecta a una quinta parte de los MAX en el mercado, es el último problema para su modelo más vendido, pero no se relaciona con las  que contribuyeron a la prohibición de seguridad de 20 meses en el mundo por dos accidentes mortales.

Se espera que Boeing elabore boletines en los que aconseje a aerolíneas cómo solucionar los problemas de conexión a tierra, o las vías eléctricas diseñadas para mantener la seguridad en caso de una subida de tensión. Los reguladores estadounidenses deben aprobarlos antes.