En la víspera de la presentación de un tercer paquete de proyectos de infraestructura con inversión pública-privada, los empresarios españoles afirmaron ser parte de los planes para el desarrollo de México, y cuyo interés está centrado en sectores como energía, infraestructuras y servicios financieros.

La Cámara Española de Comercio en México (Camescom) anunció que “la inversión española se hace presente en el paquete de infraestructura planteado por el gobierno de México”.

De acuerdo con la Secretaría de Economía, en sus datos de la Unidad de Inteligencia Económica Global, México cuenta con inversión comprometida de 1,024 millones de dólares para el 2021, por parte de empresas de capital español.

A través de un comunicado, el organismo empresarial español refirió que el gobierno de México cuenta con un paquete de proyectos de infraestructura que se realizarán en colaboración con el sector privado. Dicho paquete contempla a los sectores de comunicaciones y transportes, energía, agua y medio ambiente.

Por lo que es en sectores como energía, infraestructuras y servicios financieros, donde los españoles mantienen su objetivo de consolidar su inversión en estos rubros considerados estratégicos para el desarrollo de México.

La Camescom mencionó que proyectos como el tren maya, el corredor Transístmico, la construcción de tramos carreteros, hospitales, infraestructura hidráulica o el Sistema Aeroportuario de la Ciudad de México, cuentan con presencia de inversión española constante y con una visión a futuro; así como la transferencia de tecnología que aplican en el desarrollo sus actividades.

La Inversión Extrajera Directa durante el primer trimestre del 2021 representó 11,864 millones de dólares, consolidando a España como segundo inversor con 1,434.4 millones, que representa el 12% de la inversión total recibida en este periodo, según datos de la Secretaría de Economía.

Dichos proyectos tienen impacto en diversos Estados de la República como Hidalgo, Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Chiapas, Estado de México, Oaxaca, Guerrero, Ciudad de México y la región del Bajío.

“Es en estos estados donde las empresas españolas llevan a cabo la implementación de buenas prácticas aplicadas en los proyectos estratégicos del país”, destacó.

La Camescom refrendó su compromiso y el de las empresas socias en pro del desarrollo social y económico de México, continuando con el trabajo colectivo entre la sociedad y el sector empresarial.

rrg