El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) advirtieron sobre afectaciones por la decisión del gobierno federal, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, de detener puesta en funcionamiento del gasoducto marino Sur de Texas-Tuxpan  y el inicio del arbitraje, toda vez  hay inversión conjunta en la infraestructura con Estados Unidos y Canadá.

“Este hecho incrementa la incertidumbre en torno a las inversiones en nuestro país e impacta negativamente a la economía (…) e inciden en el proceso de aprobación del T-MEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá) que transcurre actualmente”, dijo el CCE en un comunicado.

El organismo externó su preocupación por la situación en torno a los procesos de arbitraje iniciados de manera unilateral por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sobre cláusulas de los contratos de servicios de transporte de gas natural con empresas privadas.

Advirtió que ese hecho puede afectar la puesta en operación del gasoducto marino, el cual permitiría llevar el energético a la zona sur-sureste -Campeche, Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán- de la República Mexicana.

El gas natural, indicó, es fundamental para la generación eléctrica, en particular en el contexto actual de la Península de Yucatán, porque permitiría a las centrales de generación de electricidad propiedad de la CFE operar con mayor capacidad y garantizar el suministro para la población.

Además, añadió que el energético permitiría satisfacer las necesidades futuras de la industria nacional de la petroquímica, el turismo y el sector hotelero, por mencionar algunos.

Enfatizó que obras de infraestructura de esta magnitud no deberían frenarse por diferencias contractuales, en tanto se dirimen en las instancias correspondientes.

“Estas acciones de la CFE van en contra del compromiso que el Consejo Coordinador Empresarial realizó con el presidente Andrés Manuel López Obrador para fomentar la inversión, el empleo y el crecimiento económico”, remarcó.

En tanto, la Concamin exigió al gobierno federal cumplir con la puesta en marcha de este gasoducto marino para el suministro de gas natural y así se garantice el abasto para la industria nacional.

Ello luego de que en meses recientes se recortó el suministro de gas natural y provocó una afectación directa a los industriales mexicanos, señaló el presidente de la Comisión de Energía del organismo empresarial, Régulo Salinas.

“Los industriales agrupados en la Confederación manifiestan su interés para que se logré poner en funcionamiento el gasoducto, que proveerá capacidad para transportar 2,600 millones de pies cúbicos de gas natural diariamente”, dijo.

Este sector, expuso, ha recibido la atención de la titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle, quien ha mostrado apertura para impulsar una política pública que permita reforzar el suministro de gas natural y energía eléctrica.

“Estamos en un diálogo permanente con las autoridades, tanto a nivel federal como con el Cenegas (Centro Nacional de Control de Gas Natural), para presentar la problemática real de la industria por la escasez de gas natural y, por ende, la afectación en generación de energía eléctrica”, comentó.

Salinas Garza expresó que es necesario establecer medidas para priorizar el abasto de gas natural e implementar planes de corto y mediano a largo plazo para destrabar proyectos de infraestructura de gasoductos y, al mismo tiempo, invertir en separadoras de nitrógeno.

Opinó que las finanzas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) no se verían afectadas, pues el mayor costo de generación por utilizar combustibles alternativos de mayor precio se pasa automáticamente a las tarifas eléctricas industriales y comerciales.